El régimen es tan celoso con los camarones y langostas, que aquellos que se atrevan a pescarlos de forma “ilegal”, pueden sufrir condenas incluso más severas que aquellas personas que han agredido o cometido asesinatos.

El régimen cubano sigue vociferando presuntas inversiones millonarias que no se ven reflejadas en beneficio para el pueblo de Cuba. En un más reciente reporte de la prensa oficialista, se indicó que en Camagüey se ha invertido una astronómica suma en la Camaronera Cultisur, para impulsar el “engorde” de camarones destinados a la exportación. La venta de estos mariscos son una de las principales entradas en dólares que tiene la dictadura para continuar financiando su fallido sistema político.

Javier Francisco Aguiar Rodríguez, viceministro de la Industria Alimentaria, estuvo en dicha empresa donde se espera importar mil 785 toneladas de camarones este 2020, mientras en el país no se consigue ni siquiera un pedazo de carne o un poco de pollo. El funcionario explicó como se llevaba a cabo la producción del marisco, a manera de propaganda.

Pese a que ya estamos casi al cierre del año, el castrismo aún tiene la esperanza de “cosechar” cerca de 300 toneladas de camarones para de esa meta cumplir el plan 2020 ¿Cuánto de esa cantidad está destinado para el pueblo de Cuba? Ninguna, todos están pensados y preparados para el mercado internacional, mientras los cubanos se las deben ingeniar para conseguir carne, pollo, cerdo o algún pescado de esos infames que el régimen destina para la alimentación de los cubanos, ya que tienen  prohibido pescar camarones o langostas.

Los castristas reservan para ello lo mejor y de primera al mejor estilo capitalista

El régimen es tan celoso con los camarones y langostas, que aquellos que se atrevan a pescarlos de forma “ilegal”, pueden sufrir condenas incluso más severas que aquellas personas que han agredido o cometido asesinatos.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.