El expresidente republicano George W. Bush dijo que el presidente Donald Trump tiene “derecho a solicitar recuentos y presentar impugnaciones legales” para que “cualquier problema no resuelto” sea “debidamente” esclarecido.

El expresidente republicano George W. Bush (2000-2008) dijo este domingo 8 de noviembre que el presidente Donald Trump tiene “derecho a solicitar recuentos y presentar impugnaciones legales” para que “cualquier problema no resuelto” sea “debidamente solucionado”.

“El pueblo estadounidense puede confiar en que esta elección fue fundamentalmente justa, se mantendrá su integridad y su resultado es claro”, dijo el exmandatario en una declaración personal que circuló por medios de comunicación y fue ampliamente citada por algunos, como The Epoch Times.

En el documento, Bush se refirió al candidato demócrata Joe Biden como el “presidente electo” y reveló haberlo llamado para extenderle su “calurosa felicitación”, al igual que a su compañera de fórmula, Kamala Harris. Contrario a los medios que proyectan a los demócratas como ganadores de los comiciosADN Cuba no declarará a un vencedor ganador de la elección hasta que se certifiquen todos los resultados y se resuelvan los desafíos legales emprendidos por la campaña del actual presidente y aspirante a la reelección.

Trump “obtuvo los votos de más de 70 millones de estadounidenses, un logro político extraordinario. Han hablado y sus voces seguirán siendo escuchadas por los republicanos electos en todos los niveles de gobierno”, agregó Bush en su declaración.

De manera similar al expresidente, el senador Mitt Romney (republicano por Utah) y aspirante a la Casa Blanca en 2012, dijo a “Meet the Press” que Trump tiene derecho a pedir recuentos y presionar por impugnaciones legales.

“Tiene todo el derecho a pedir recuentos. Estamos hablando de un margen de 10 000 votos aquí o menos en otros casos”, aseveró. “Entonces, un recuento podría cambiar el resultado. Quiere ver las irregularidades, perseguir eso en la corte. Pero si, como se espera, esas cosas no cambian el resultado, él aceptará lo inevitable”, comentó.

Los comentarios de ambos políticos republicanos se producen cuando Trump ha iniciado desafíos legales en varios estados clave, incluidos Pensilvania, Nevada, Georgia y más. En algunos estados está detrás de Biden por varios miles de votos, por lo que algunos estiman que los recuentos y las revisiones podrían modificar los resultados, al menos lo suficiente para legitimar como necesarias las medidas republicanas de impugnación.

Trump no ha admitido la derrota y sugirió que habrá una lucha legal prolongada. Las legislaturas estatales tienen que certificar los resultados de sus elecciones antes de llevarlos al Colegio Electoral, que luego, el 14 de diciembre, vota finalmente sobre quién será el presidente.

Además de Romney y Bush, otros republicanos han dicho que Trump no debería admitir la derrota. El senador Lindsey Graham (republicano por Carolina del Sur), jefe del Comité Judicial del Senado, dijo que el presidente no debería ceder después de que varios medios de comunicación y la campaña demócrata declarasen el sábado la victoria de los demócratas.

“Trabajaremos con Biden si gana, pero Trump no ha perdido”, dijo Graham a Fox News. “No conceda, señor presidente. Pelee duro”, pidió al mandatario.

La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, republicana, defendió también esta jornada de manera enérgica la afirmación de Trump de que se emitieron “votos ilegales” a favor de Biden. Según declaró a ABC News, vio “actividades ilegales” que merecen ser examinadas antes de dar un veredicto.

Los estadounidenses “necesitan saber al menos que Estados Unidos todavía funciona y que estamos haciendo las cosas bien”, sentenció Noem.

Por su parte, el senador republicano por Florida Marco Rubio afirmó el sábado que el presidente tiene entre sus derechos legales la posibilidad de solicitar recuentos.

“Los medios de comunicación pueden proyectar un ganador de las elecciones, pero no pueden decidir si los reclamos de incumplimiento de las leyes electorales e irregularidades son ciertos. Eso lo deciden los tribunales y sobre la base de pruebas claras y la ley”, subrayó Rubio en Twitter. 

En otra publicación en esta red social, el político de origen cubano añadió que “los demócratas han competido y acudido a los tribunales después de muchas elecciones”. 

“Como cualquier candidato, el presidente Trump está dentro de sus derechos legales para solicitar recuentos, impugnar votos ilegales y, si tiene pruebas claras de mala conducta generalizada o irregularidades, llevarlos a los tribunales”, concluyó.

Hace 20 años, la elección presidencial que enfrentó al propio George W. Bush y al demócrata Al Gore fue resuelta en la Corte Suprema, instancia que determinó que el republicano ganó por 537 votos el decisivo estado de Florida.

La decisión de la Corte y el desenlace de la porfía electoral se conoció 35 días después de la votación, un lapso similar al que muchos estiman podría tomar el veredicto oficial de la actual contienda dadas las alegaciones del presidente Trump y sus partidarios.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.