Al día con Florencia, Cuba y el Mundo

Bruno pide “mundo de justicia, dignidad y paz” mientras en Cuba hacían llorar a tres niños (+VIDEO)

Rodríguez habla de “paz y justicia” frente a un foro internacional cuando a Anyell Valdés Cruz le asaltaron su vivienda bajo el amparo de las propias autoridades castristas.

Bruno Rodríguez / Foto: Cubanos por el Mundo

Está científicamente comprobado que la cara del canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, está hecha del material más duro del universo. El castrista, constantemente protagoniza monólogos describiendo la utopía que es el sistema para el cual trabaja, cuando la realidad es totalmente diferente a la que él intenta vender al mundo.

Durante el Segmento de Alto Nivel de la Conferencia de Desarme, que busca promover tratados multilaterales en materia de desarme haciendo especial énfasis en armas nucleares, el canciller comunista afirmó que Cuba es “pionera” en tratados de paz y de promover la libertad de sus pueblos, cuando, mientras esto ocurría, activistas cubanos junto a sus niños eran asediados por hordas castristas, que asaltaron su vivienda simplemente por escribir en una pared “Patria y Vida”.

“Reiteramos que un mundo de justicia, dignidad y paz es posible si prevalece la cooperación entre los Estados, se observan el Derecho Internacional y los derechos de los pueblos a la paz, el desarrollo y la justicia. Preservan hoy validez las palabras del Comandante en Jefe de la Revolución cubana Fidel Castro Ruz y cito: “Cese la filosofía del despojo y cesará la filosofía de la guerra”.

Sin duda las palabras de Bruno Rodríguez buscan venderle al mundo una Cuba que sencillamente no existe. No existe no porque los cubanos no quieren que así sea, sino por el régimen que impide que su pueblo pueda crecer y soñar con grandes cosas. Un régimen que se aferró al poder, lo secuestró y a punta de violencia lo quiere mantener cautivo hasta que el último anciano de su mal llamada revolución fallezca.

Rodríguez habla de “paz y justicia” frente a un foro internacional cuando a Anyell Valdés Cruz le asaltaron su vivienda bajo el amparo de las propias autoridades castristas. Poco les importó a los comunistas, que tanto hablan de humanidad, el llanto de sus tres hijos, quienes temerosos por la seguridad de su madre, pedían a los violentos alejarse.

Tomado De Cubanosporelmundo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: