Batalla campal: así terminó el Congreso del partido de Evo Morales

Es la tercera vez en el año que los encuentros de la formación política de Gobierno de Bolivia acaban a golpes.

Momento del enfrentamiento entre militantes del Movimiento al Socialismo. PUBLIMETRO

El Congreso Ordinario Departamental del Movimiento al Socialismo (MAS), partido de Gobierno en Bolivia y que llevara al poder a Evo Morales, terminó en una trifulca tumultuaria el sábado en Sacaca, municipio del departamento de Potosí, cuando los delegados se enredaron a golpes debido a sus diferencias en torno a la renovación de su directiva.

De acuerdo con medios locales, la pelea tuvo como origen el intento del ex presidente de colocar al frente de la formación política a adeptos suyos, que otra parte rechaza y califica de «evismo».

Mario Córdova, representante de la Federación de Campesinos del Norte Potosí, explicó al diario local El Deber que su sector no asistió al Congreso para evitar esas peleas, que es la tercera vez que ocurren en similar contexto, aunque rechazó las imposiciones que busca el líder cocalero.

«Si nosotros íbamos, más pelea se hubiera visto. Nosotros no estamos de acuerdo con el ‘evismo'», dijo. «Nuestra gente ya no comparte con ellos, ya nos dijeron que no nos iban a dar credenciales, que no íbamos a poder hablar y peor hubiéramos reaccionado», admitió.

Del otro lado estarían los seguidores del vicepresidente David Choquehuanca, ministro de los gobiernos de Morales, aunque desde el Gobierno de Luis Arce intentaron bajar el tono a las disputas para no agrandar el escándalo.

Los videos divulgados en redes sociales muestran a los dos bandos golpeándose e insultándose, mientras corrían las denuncias por presuntas manipulaciones en la elección de la directiva local.

El vicepresidente del partido, Gerardo García, afirmó que había seguidores de Morales infiltrados en el acto. «Tenemos diferencias y en algunos casos existen personas que quieren infiltrase al congreso; nuestra seguridad los identificará y los expulsará», declaró.

No obstante, horas antes Evo Morales, al intervenir en la reunión, pidió limar asperezas. «Mi pedido a este Congreso es la unidad. No puede haber grupos, no puede haber bloques, aquí la máxima instancia es el MAS-IPPSP. Quiero decirles que si alguien está usando mi nombre para hacer grupos se equivocan, solo están dividiendo y traicionando nuestro instrumento político», citó el medio digital El Día.

Por su parte, el dirigente Ronald Bazualdo, de la Federación de Campesinos del Sur de Potosí, denunció: «Hemos sido discriminados luego de haber llegado a Torotoro después de un viaje de 24 horas. Hay una rosca en el departamento de Potosí liderada por la dirección nacional y el gobernador Mamani, que solo busca apetitos personales. No nos han acreditado y nos excluyeron».

Después de lo ocurrido, Morales evitó referirse de manera directa a la pelea masiva y acusó a la derecha de intentar dividirlos, si bien acusó también a los sectores rivales del MAS.

«Hermanas y hermanos: veo y siento que, en lugar de nueva generación y renovación, algunos militantes y algunas nuevas autoridades son de nueva degeneración, ya que abandonan la cualidad ideológica y programática del MAS-IPSP y la condición de político honesto, sano y de izquierda», señaló en Twitter.

Es la tercera vez en el año que los encuentros del MAS acaban a golpes. En junio, «evistas» y renovadores se agredieron en la brigada parlamentaria de Santa Cruz. En mayo pasado, tras la presencia del vicepresidente Choquehuanca, también en Potosí, se produjo un enfrentamiento que dejó dos muertos en Tinguipaya, resumió el medio argentino Infobae.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%