Barcos apagados y nombres falsos, las tácticas de Maduro para burlar las sanciones de EEUU

Home » Cuba » Estados Unidos » Venezuela » Barcos apagados y nombres falsos, las tácticas de Maduro para burlar las sanciones de EEUU
Cuba Estados Unidos Venezuela

Pese a las artimañas usadas, el régimen venezolano no pudo evitar que su industria petrolera se desplomara como nunca antes en su historia.

Petróleo en Venezuela REUTERS

El 2020 fue un año devastador para la economía de Venezuela, principalmente para su industria petrolera, la cual sufrió un desplome de las exportaciones de hasta 376.500 barriles por día, según datos de Refinitiv Eikon y documentos internos de la empresa estatal venezolana PDVSA revelados por la agencia Reuters.

Buena parte de las causas de este desplome de la exportación petrolera venezolana están asociadas a las sanciones impuestas por el Gobierno de EEUU, las cuales pusieron frenos a los principales socios comerciales de PDVSA e impideron la llegada del crudo refinado al país.  

Las sanciones mantienen en una tensa situación económica al régimen de Maduro, que ha se ha visto forzado a buscar nuevos clientes y depender de intermediarios relativamente desconocidos para poder revender su petróleo. Por otra parte, las sanciones también han provocado un mayor acercamiento entre Venezuela e Irán en materia energética.

En 2020 las exportaciones venezolanas de productos asociados a la industria petrolera cayeron un 37,5%, el nivel más bajo reportado en el país sudamericano en 77 años. Las importaciones de combustible decayeron también hasta la alarmante cifra de 51% en comparación con el 2019, es decir, a un promedio de 83.780 barriles por día.

La gran afectación sufrida en 2020 por PDVSA comenzó a partir de las sanciones que la Casa Blanca le impuso a la compañía petrolera rusa Rosneft, principal socio comercial de su contraparte venezolana. Esto obligó al régimen de Maduro a buscar vías poco ortodoxas de entrar y sacar petróleo del país, como el movimiento de busques cargados de crudo que navegaban de noche por las costas caribeñas con las luces apagadas. PDVSA también falsificó los nombres de las embarcaciones que llegaban a puertos venezolanos, haciéndolas pasar por barcos desguazados hace años. Emiratos Árabes Unidos, miembro de primer orden de la Organización de Países Exportadores de Petróleo, también colaboró con estos “métodos oscuros”.

Pese a todo lo anterior, las artimañas de PDVSA no impidieron que la industria de este sector decayera a los niveles de exportación de Venezuela en 1940, cuando apenas comenzaba a explotar su crudo y construía sus primeras refinerías. A pesar de que el régimen ha intentado impulsar la producción petrolera con la construcción de nuevas refinarías, estas apenas han podido echar a andar por falta de piezas de repuesto y de combustible adecuado para sus maquinarias.  

La crisis petrolera y económica en general de Venezuela todavía no parece minar el poder totalitario del régimen de Nicolás Maduro, que se sostiene principalmente gracias al respaldo de los militares y de los Gobiernos de Cuba, Rusia, China e Irán.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: