Autoridades de Ciego de Ávila desalojan a una abuela cubana, su hija y su nieto

Esta familia lleva 15 años pidieron una solución a su problema de la vivienda

El gobierno cubano tiene una enorme deuda con el pueblo en cuanto al problema de la vivienda (Foto de referencia: Periódico Cubano)

Autoridades de Morón, en la provincia de Ciego de Ávila, encabezadas por la directora municipal de la vivienda en ese municipio, Deisy Espinosa Chávez, desalojaron forzosamente a una abuela cubana, su hija de 21 años y el nieto de dos años de edad, quienes habían ocupado una casa abandonada, en pésimas condiciones.

Esta pequeña familia cubana lleva más de quince años solicitando al gobierno una solución a su problema de la vivienda, pero no han recibido respuesta. Ante la desesperación, este fin de semana se instalaron en una casa abandonada que pertenece al fondo de vivienda local, en la calle A, entre Luz Caballero y Padre Cano, en Morón, Ciego de Ávila.

Ileana Hernández, la abuela, relató lo sucedido a Radio Televisión Martí. Hasta hace un años atrás, esta señora fungía como inspectora en el Cuerpo de Supervisores Integrales en el gobierno municipal, de donde fue despedida por denunciar la corrupción de funcionarios e inspectores y el acoso en contra de los cuentapropistas.

La abuela contó que desde el 2005 está solicitando al menos un solar para construir una pequeña vivienda con sus propios recursos, pero no ha tenido respuesta de las autoridades, por lo que se ha visto impulsada a dormir con su joven hija y su pequeño nieto en los lugares que puedan, con la ayuda de familiares y amistades.

“Mi solicitud de un solar o de una vivienda a las autoridades locales siempre ha terminado con la misma frase, me dicen que tengo que esperar porque no hay disponibilidad de terrenos, y que tampoco hay viviendas, y estoy así desde el 2005, esperando y esperando. Mi hija era una niña y ya es madre, y no hay una solución. Entonces decidimos entrar en esa casa, que pertenece al fondo de la vivienda, que está en pésimas condiciones. Entramos el viernes en la madrugada, con mi hija y el nieto”, narró Hernández a Radio Televisión Martí.

Apenas el viernes fue que ocuparon este local olvidado por el gobierno, pero muy pronto recibieron la visita de los funcionarios de Vivienda y Planificación Física, entre los que se encontraba Lidia Margarita Rivero Pérez, subdirectora técnica.

“Ellos llegaron y tiraron varias tablillas de madera al piso, y rompieron un candado que yo había puesto afuera. También había puesto un candado en el interior, porque no tenía seguridad, entonces, como no podían abrir la reja, por el patio del vecino entraron, y rompieron la puerta del fondo, y entraron, me rompieron los candados y ya te puedes imaginar cómo ocurrió todo”, agregó.

Horas antes, previo al desalojo, Dairis González Ravelo, comunicadora independiente de la Agencia de Prensa Libre Avileña (APLA), fue detenida arbitrariamente junto a su esposo, cuando se dirigían al lugar para reportar el hecho.

“El sábado en la mañana yo me dirigía para darle cobertura al caso y fui detenida por la policía junto a mi esposo en las cercanías del lugar. Pero esa represión que se vio allí no fue por parte del pueblo, eran simplemente los funcionarios de la Vivienda y Planificación Física”, advirtió la comunicadora.

Un informe recientemente publicado por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, señala que la Isla cuenta con un déficit millonario de viviendas. En este contexto, muchos cubanos no encuentran un lugar digno para vivir, por lo que se ven impulsados a ocupar locales que el gobierno tiene bajo su control pero que han abandonado al deterioro del tiempo.

La pésima gestión económica y política de las autoridades impide dar una respuesta efectiva a este acuciante problema de la población cubana; sin embargo, destinan recursos y tiempo para privar a familias vulnerables de un espacio que les pueda cobijar de la intemperie.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.