Las autoridades sanitarias de la isla insisten en el discurso de responsabilizar al pueblo por la crisis sanitaria generada por el nuevo coronavirus.

Como para no perder la costumbre, autoridades del régimen responsabilizan una vez más al pueblo por el rebrote de la COVID-19 en Ciego de Ávila, según un artículo publicado este 2 de octubre por el oficialista periódico Granma.

El texto resalta las palabras del doctor Pablo Feal Cañizares, especialista de Primer Grado en Epidemiología y director de la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades (Prosalud), quien en una comparecencia especial en la televisora local dijo que “el comportamiento humano es el que conlleva estos problemas, sobre todo ante una epidemia que todavía no posee vacuna”.

El doctor, dejando a un lado que las autoridades alentaron la visita de turistas a inicios de año cuando la pandemia se estaba esparciendo por el mundo y ya afectaba a Europa, dijo que en esta situación “han influido varios aspectos, fundamentalmente, la falta de autocuidado y autorresponsabilidad.

“Los individuos dejaron, en un momento determinado, de usar el nasobuco con frecuencia; el distanciamiento físico no fue el más adecuado, hubo dificultades con las barreras sanitarias o de desinfección, con la higiene de las manos y de las superficies… lo que se facilitó la transmisión del virus”, destacó.

La realidad detrás de todo esto es que el único que ha salido beneficiado hasta el momento es el régimen, pues la crisis epidemiológica le ha valido de excusa para militarizar las calles y así tratar de controlar a un pueblo que constantemente protesta por la escasez de alimentos y productos que impera en el país.  

Por otra parte Feal Cañizarez advirtió que es difícil conocer con exactitud cuándo la situación sanitaria de la provincia será revertida, y agregó: “pronósticos siempre existen, pero es muy pronto para darlos, teniendo en cuenta el comportamiento de la pandemia y las dificultades en el inicio del rebrote”.

Asimismo precisó que en las últimas semanas se ha podido apreciar “un mejor comportamiento por parte de los ciudadanos en el uso del nasobuco”; y en las instituciones de la salud, centro laborales y demás organismos existen los “pasos podálicos”, y se realizan “las audiencias sanitarias”, unido a “una mayor exigencia en todos los sentidos”.

En cuanto a la evolución del virus y los síntomas que presentan los enfermos en el país, refirió que el equipo de epidemiólogos que ha trabajado en el tema “ha considerado la hipótesis de que el virus ha tenido algunos cambios”, pendientes de verificación, que “pueden influir en la aparición y forma de expresarse a través de sus signos y síntomas”.

Respeto a si ya la provincia se encuentra en el pico de la pandemia, dijo que “el deseo es que hayamos llegado al pico y comenzar a disminuir el número de positivos. Realmente, la cifra de casos está en un nivel bien alto y, por las evaluaciones que hemos hecho, debemos estar cerca del pico para ver que empiece a reducirse la curva y las medidas de control hagan efecto”.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.