Asesinan a un cubano que tenía tres meses en Tapachula y medios locales lo relacionan con ‘coyotes’

Alfredo Ferretis tramitaba los documentos para poder sacar a su esposa, hijas y madre de la Isla, afirman familiares

El parte policial precisa que a Ferretis lo “asesinaron en otro sitio”. (Cortesía)

El cuerpo de Alfredo Ferretis Berenguer fue abandonado el pasado lunes en un terraplén en el ejido El Lagartero, al sur de la ciudad mexicana de Tapachula. Este cubano originario del municipio de Regla, en La Habana, fue encontrado por trabajadores de la empacadora de banano del Rancho Santa Rosa.

Ferretis fue «ejecutado». Según peritos de la Fiscalía General de Justicia del estado de Chiapas, el cuerpo «presentaba golpes en el rostro y un disparo en la cabeza». El parte policial precisa que lo «asesinaron en otro sitio».

El Lagartero es una de las rutas que utilizan los migrantes para llegar a Tapachula. Ingresan por el río Suchiate al municipio de Frontera Hidalgo y caminan a la comunidad de Guadalupe Victoria, ejido Zaragoza, El Sacrificio y el libramiento sur hasta llegar al ejido El Lagartero, con lo que evitan los retenes de la Guardia Nacional y ser detenidos.

Una de las líneas de investigación relaciona la muerte de Ferretis con el tráfico de migrantes. «La falta de un pago o algún tipo de extorsión no se descartan», señaló a 14ymedio una fuente, que además añadió que el cuerpo fue identificado por conocidos.

El cuerpo «presentaba golpes en el rostro y un disparo en la cabeza»

Mia, una prima de Alfredo afincada en Las Vegas (Nevada, EE UU), confirmó a este diario que Ferretis tenía tres meses de estancia en la ciudad fronteriza con Guatemala. Este habanero estaba «esperando papeles» para sacar a su esposa, hijas y su madre de la Isla, así se lo hizo saber a su hermana.

En audios a los que tuvo acceso este diario, se escucha a Ferretis decir: «Estoy trabajando. No es un gran salario, pero por lo menos estoy bien, tengo renta, tengo comida, tengo un trabajito para poder vivir aquí hasta que terminen mis papeles».

El lunes pasado, Mia fue informada que Ferretis había fallecido y que su cuerpo se encontraba en el servicio médico forense de Tapachula. Al comunicarse confirmó que fue «identificado por un taxista». Preguntó por los trámites para trasladar el cuerpo a Cuba y un encargado le hizo saber que por ser «un homicidio» aún estaba la investigación en curso y no había posibilidad tampoco de que lo pudieran «cremar».

En sus redes sociales Mia culpó a Miguel Díaz-Canel del éxodo de migrantes. «Te hago responsable de esta muerte», publicó. «Él tiene familia, dolientes que están en una Cuba desesperados». Por este señalamiento miembros de la Seguridad del Estado se presentaron en el domicilio de sus familiares en la Isla, «donde están mis hijos y les advirtieron que yo ya no siguiera publicando».

El medio local Meridiano90 señaló a Ferretis como un cubano que «se dedicaba presuntamente al tráfico de personas». Un contacto le hizo saber esto a Mia, quien piensa que «posiblemente fue usado para cubrir algo o a alguien».

Una de las líneas de investigación relaciona la muerte de Ferretis con el tráfico de migrantes

Para iniciar los trámites de traslado, «es necesaria la aprobación del fiscal que conoce del caso y el visto bueno del procurador de justicia del estado de Chiapas», esto luego de realizarle la necropsia, dijo a 14ymedio el abogado José Luis Pérez Jiménez.

El año pasado, elementos de la Guardia Nacional asesinaron a Cristóbal Cabreiro Ramírez. Este cubano se trasladaba junto con otros migrantes en una camioneta que fue baleada por los militares en Pijijiapan, en el estado de Chiapas.

Hasta el mes de diciembre, el cuerpo de Cabreiro seguía en el Semefo de Tapachula, en el mismo lugar en que se encuentra hoy el de Ferretis. Del primero, ya no hay datos, pero una fuente consultada confirmó a este diario que «ningún cuerpo de algún cubano ha sido retornado desde Chiapas».

TOMADO DE 14MEDIO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%