Arranca el juicio a Otero Alcántara y Maykel Osorbo en medio de operativos contra activistas y periodistas

La policía política les impide salir de sus casas y corta el servicio de internet. Los alrededores del tribunal donde se celebrará la vista ‘están militarizados’.

Patrulla en los bajos de la vivienda de la periodista Luz Escobar. LUZ ESCOBAR/TWITTER

Activistas, periodistas y organizaciones de derechos humanos, como el centro de asesoría legal Cubalex, denunciaron este lunes operativos policiales en La Habana bajo órdenes de la Seguridad del Estado para impedir la asistencia al juicio contra los artistas contestatarios Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo Pérez «Osorbo».

Cubalex escribió en su perfil de Facebook: «Hoy y mañana se llevará a cabo el juicio contra los artistas Maykel Osorbo y Luis Manuel Otero, para quienes la Fiscalía solicitó diez y siete años de prisión, respectivamente. ¡Exigimos que sean liberados!» 

En la misma publicación denunció que «hoy varios activistas y periodistas cubanos han amanecido bajo vigilancia policial para que no puedan asistir al juicio».

Es el caso del periodista de DIARIO DE CUBA Boris González Arenas, «sitiado» y sin conexión a la red, según denunció su esposa, Juliette Isabel Fernández Estrada.

«Hoy 30 de mayo, Boris González Arenas amanece, como tantos otros activistas y opositores, sitiado por un operativo de agentes de la Seguridad del Estado, policías y patrulla en la entrada del edificio. Tampoco tiene acceso a internet», escribió en Facebook Fernández Estrada.

«Hoy y mañana son los juicios de Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Osorbo. Deben contarse por decenas las personas que estarán impedidas de moverse por la ciudad, comunicarse y expresarse en las redes», lamentó.

Juan Antonio Madrazo, líder del Comité Ciudadanos por la Integración Racial (CIR), dijo a DIARIO DE CUBA que tanto él como Marthadela Tamayo, Osvaldo Navarro, Yaquelín Madrazo y otros miembros de la organización están bajo vigilancia de agentes de la Seguridad del Estado y sin servicio de internet.

En la misma situación está Manuel Cuesta Morúa, líder del Arco Progresista y vicepresidente del Consejo para la Transición Democrática en Cuba, quien dijo que desde primera hora de la mañana está vigilado por «un carro de la Seguridad del Estado». Tampoco tienen acceso a internet, al igual que los activistas María Elena Mir Marrero, María Mercedes Benítez, Fernando Palacios y su esposa, Eroisis González.

Palacios y González fueron «visitados» este lunes por la mañana por dos agentes de la Seguridad del Estado.

«En tono amenazante, dijeron que no iban a permitir que saliéramos hoy de nuestra casa, por el juicio amañado que se está haciendo contra Otero Alcántara» y Castillo, declaró a DIARIO DE CUBA Palacios. «Han dejado en la esquina patrullas, y los vecinos nos han dicho que han visto muchos agentes vestidos de civil».

Palacios vive en La Lisa, colindante con Marianao, donde se realiza el juicio. «Era mi intención ir a solidarizarme. Ellos (los agentes del régimen) han tomado todas las medidas para que no podamos acercarnos. También nos han cortado internet y los datos móviles», apuntó el activista.

La periodista independiente Camila Acosta denunció, por su parte, que fue detenida al salir de su vivienda.

«Dos policías y dos mujeres vestidas de civil me pararon y montaron, sin explicación alguna, en la patrulla No. 786. Iba a un encuentro con mi abogada. El oficial de la Seguridad del Estado me dejó ir unos 20 minutos después, cuando se comunicó con sus superiores, no sin antes advertirme que continuaba con un proceso penal abierto y bajo reclusión domiciliaria, y que de cometer ‘cualquier delito’ agravaría mi situación», publicó Acosta en Facebook.

«Con esto me advertía que no debía acercarme al tribunal donde hoy enjuician a Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Osorbo«, añadió la periodista, a quien la Seguridad del Estado cerró recientemente, con una multa de 1.000 pesos, el expediente judicial que le tenía abierto por presuntos «desórdenes públicos».

«No he pagado la multa que me impusieron la semana pasada por reportar el 11J porque tengo diez días para hacerlo. No obstante, ya firmé mi acta de libertad, soy una persona libre (aunque en dictadura). Cualquier detención o impedimento de circulación pública es una violación a mis derechos humanos», concluyó Acosta.

El periodista de DIARIO DE CUBA Mauricio Mendoza reportó que también está sitiado en su casa el activista Ángel Cuza.

La reportera Luz Escobar informó de su situación en su cuenta en Twitter: «#30deMayo y comienzan dos jornadas de juicios en #LaHabana contra los artistas Luis Manuel O. Alcántara y Maykel Osorbo. En mi edificio amanecí con un agente de la Seguridad del Estado que me impide salir a la calle y me han cortado el servicio de internet. #InformarNoEsDelito», publicó.

La también periodista y activista Maria Matienzo Puerto informó que dos carros de la Policía lideraban un operativa contra ella y la activista Kirenia Yalit cerca de la vivienda donde ambas residen.

«Ahí, en calle La Rosa, esquina Falgueras, en el Cerro. Dos patrullas con todo el personal de apoyo para reprimirnos a mí y a @KireniaYalit. Todo para que no asistamos al juicio de @MaykelCastill19 y @LMOAlcantara. #FreeLuisma, #FreeMaykelOsorbo», escribió en su cuenta en Twitter.

El activista Manuel de la Cruz fue montado en una patrulla y llevado a casa de su madre, donde quedaron oficiales vigilándole, según contó él mismo en Facebook.

La profesora de arte y activista Anamely Ramos informó en su perfil de Facebook que «el juicio de Maykel y Luis es en el Tribunal de Marianao, 100 y 33″.

«Está todo militarizado desde el Obelisco«, alertó a los periodistas independientes que se han propuesto llegar hasta allí. 

«Su trabajo es llegar allí o hasta donde puedan y reportar lo que sea que pase, también con ustedes en caso de que sufran algún perjuicio. Ninguna información que yo pueda tener va a ser mejor que la experiencia de ustedes allá. Ojalá yo pudiera estar allá, de hecho», señaló la activista, a quien el régimen impidió entrar a Cuba.

«Dicen que hay tres cámaras de televisión delante del tribunal, para filmarse ellos mismos, supongo, porque no dejan estar cerca a nadie que no esté en la lista de los acusados que, además, es muy corta. ¿Por qué la televisión no filma a toda la Policía y los agentes de la SE que hay en los alrededores?», se preguntó Ramos.

«Son solo dos muchachos de barrio, dos artistas, que han puesto a temblar a un Estado entero. Qué fuera de liga lo que han hecho. No puedo evitar pensar qué hubiese pasado si todos los cubanos hubiésemos ofrendado la mitad o un tercio de lo que ellos han dado. ¡Y todavía les piden más! ¡Los quiero vivos y libres! Es lo único que puedo pensar en estos momentos», concluyó.

La activista y curadora de arte Claudia Genlui Hidalgo también se pronunció en redes sociales sobre el juicio a los jóvenes miembros del Movimiento San Isidro.

«Solo voy a decirle a la dictadura cubana que hoy se están juzgando ellos mismos. Ya lo han hecho. Su máscara ante el mundo, esa opinión internacional que tanto les preocupa, ha caído y seguirá cayendo. Luis y Maykel no están solos. Ellos ya son libres. En palabras ya conocidas por ustedes: la historia los absolvió. Nosotros tenemos un país que ganar. Estamos ganando. Luis y Maykel nos devuelven la esperanza, nos conectan. Y no olvidará el mundo jamás el rostro de esos que hoy los sientan en el garrote vil», declaró Genlui.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%