Intensos combates han estallado en la madrugada de este domingo entre Armenia y Azerbaiyán por la región en disputa de Nagorno-Karabaj, con civiles y combatientes muertos.

Los combates, que se desarrollan mediante artillería, tanques, aviación y otros tipos de armamento, ya han resultado en pérdidas entre militares y civiles de las dos partes. Según Azerbaiyán, el conflicto lo provocaron militares armenios que atacaron las posiciones del Ejército y asentamientos en el lado azerbaiyano de la frontera.

A su vez, las autoridades armenias afirman que fue Azerbaiyán quien empezó los combates y culpan al país vecino de planear el operativo desde ya hace tiempo. La república autoproclamada de Nagorno Karabaj, con fuertes vínculos con Armenia y reclamada por Azerbaiyán, ha sido la primera en declarar el estado de guerra y llamar a la movilización general.

https://twitter.com/301_AD/status/1310237487210602497?ref_src=twsrc%5Etfw%7Ctwcamp%5Etweetembed%7Ctwterm%5E1310237487210602497%7Ctwgr%5Eshare_3&ref_url=https%3A%2F%2Fd-35816059722845944302.ampproject.net%2F2009112034002%2Fframe.html

Nagorno-Karabaj es una región secesionista de Azerbaiyán, reconocida internacionalmente como parte de este país, pero controlada por personas de etnia armenia y que cuenta con el apoyo de Ereván (capital de Armenia).

A principios de los años 90, fue escenario de un conflicto que dejó unos 30.000 muertos. Desde entonces, las autoridades azerbaiyanas quieren retomar su control, aunque sea a la fuerza. Episodios periódicos de combates han sacudido esta región en las montañas del Cáucaso. Las negociaciones de paz están en punto muerto desde hace años.

Al término de aquel enfrentamiento en 1994, las fuerzas armenias se hicieron con el control del Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que llaman “franja de seguridad”, para unirlo a Armenia. El gobierno ruso promovió un alto al fuego no oficial que ha durado en vigor hasta ahora.

Azerbaiyán sostiene que la solución al conflicto con Armenia pasa necesariamente por la liberación de los territorios ocupados, demanda que ha sido respaldada por varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

El conflicto lleva latente desde la autoproclamación de independencia de la República del Alto Karabaj el 10 de diciembre de 1991.​ Hasta el día de hoy, esta república no ha sido reconocida por ningún estado soberano miembro de las Naciones Unidas.

Este domingo, las Fuerzas Armadas de Azerbaiyán y de Armenia intensificaron el choque armado en la línea de contacto de la zona secesionista de conflicto Nagorno Karabaj, después de que Bakú (capital de Azerbaiyán) lanzara una contraofensiva tras asegurar haber registrado ataques del Ejército armenio contra sus posiciones y civiles.

Armenia acusa a Azerbaiyán de ataques aéreos y de artillería, y que en respuesta a ello derribó 2 helicópteros y 3 drones, además de destruir tanques, además de declarar la ley marcial en su territorio. Por su parte, Azerbaiyán dijo que había comenzado una contraofensiva en respuesta a los bombardeos.

El Ministerio de Defensa de Armenia dijo que a las 08:10 hora local, se produjo un ataque contra asentamientos civiles en Nagorno-Karabaj, incluida la capital regional Stepanakert. Una mujer y un niño murieron, según las autoridades que cuantificaron 16 militares habían muerto y 100 habían resultado heridos.

Ambos países se han acusado mutuamente de provocar el enfrentamiento. Horas después de la decisión de Armenia, la ley marcial fue introducida en varias regiones de Azerbaiyán. “Prepárense para defender nuestra patria sagrada”, dijo el primer ministro armenio, Nikol Pashinyan, después de acusar a Azerbaiyán de “agresión planificada”.

Asimismo, advirtió que la región estaba al borde de una “guerra a gran escala” y acusó a Turquía de “comportamiento agresivo”, por lo cual instó a la comunidad internacional a unirse para evitar una mayor desestabilización.

Enfrentamientos fronterizos en julio pasado mataron al menos a 16 personas, lo que provocó la manifestación más grande en años en la capital de Azerbaiyán, Bakú, donde hubo llamados a la reconquista de la región.

Por su parte, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, prometió este domingo su apoyo a Azerbaiyán durante la nueva crisis, mientras que Rusia, tradicionalmente vista como un aliado de Armenia, pidió un alto el fuego inmediato y conversaciones para estabilizar la situación.

El Alto Karabaj es una región montañosa de aproximadamente 4.400 kilómetros cuadrados, habitada tradicionalmente por armenios cristianos (mayoría) y turcos musulmanes. En la época soviética, se convirtió en una región autónoma dentro de la república de Azerbaiyán.

Según la periodista de Euronews, Valérie Gauriat, el conflicto no se justifica ni por la existencia de recursos naturales, ni por factores étnicos-religiosos. Para la experta en la región, “lo preocupante en este pequeño territorio es que si el conflicto degenera realmente, podría afectar no sólo a la región sino a todo el Caúcaso y potencialmente desestabilizar a toda Europa, e incluso más allá.”

El temor a que se esté incubando un conflicto mayor entre Rusia y Turquía empieza a aflorar. Rusia ha sido un aliado tradicional para Armenia y Azerbaiyán y le vende armas a ambos países, una forma de mantener su influencia en la región.

Pero Turquía quiere tener el control sobre los suministros de energía y proyectar su poder en la región. Además, el presidente turco Recep Tayip Erdogan quiere demostrar que apoya a todas las minorías turco musulmanas del mundo, algo muy importante para Ankara.”

“Efectivamente, ese es el panorama general, podemos decir que se trata de una guerra indirecta o una guerra de poder”, señala Gauriat refiriéndose a los intereses de Turquía y Rusia por aumentar su influencia en la zona del Cáucaso.

Tomado De CIBERCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.