Apenas 24 horas dura en servicio la Termoeléctrica Guiteras: los apagones se disparan en Cuba

Los técnicos de la planta han advertido desde agosto de la existencia de un ‘elevado consumo de agua’ en la caldera, ‘señal de alguna eventualidad’.

FacebookTwitterLinkedInWhatsApp

Termoeléctrica Antonio Guiteras, de Matanzas. JOSÉ MIGUEL SOLÍS / FACEBOOK

La Unión Eléctrica (UNE) informó el viernes que, apenas 24 horas después de que la Termoeléctrica Antonio Guiteras de Matanzas sincronizara con el sistema eléctrico nacional, esta fue paralizada debido a que presentó una avería.

«La unidad de la Termoeléctrica Antonio Guiteras se encuentra operando con un alto consumo de agua por salidero en caldera, por lo que se hace necesario su salida en el horario del día de hoy para defectar y corregir el defecto», indicó la entidad estatal en sus redes sociales.

La Guiteras, cuya puesta en marcha había aliviado un poco los extensos apagones que han estado golpeando a la mayor parte de Cuba desde que el martes 27 de septiembre el azote del huracán Ian provocara la caída total del sistema eléctrico en la Isla, había arrancado y sincronizado la madrugada del jueves último.

Aparte de esta afectación, según la UNE, están fuera de servicio por averías las unidades 6 y 7 de la Termoeléctrica de Mariel, la unidad de la Otto Parellada, la unidad 3 de la de Santa Cruz del Norte, la unidad 4 de la de Nuevitas, la unidad 2 de Felton y las unidades 4 y 6 de Renté.

Además, la unidad 3 de Renté está en mantenimiento desde hace semanas.

Antes de la desconexión de la Guiteras, las autoridades habían pronosticado un déficit de 1.194MW para el viernes.

Previo al estallido del incendio en la base de supertanqueros de Matanzas, el 5 de agosto pasado, que acabó siendo el peor desastre petroquímico de la historia en Cuba, los técnicos de la Guiteras habían advertido de la existencia de un «elevado consumo de agua» en la caldera, «señal de alguna eventualidad».

Posteriormente, cuando el 19 de septiembre volvió a salir de servicio, la Unión Eléctrica explicó que esta vez se había tratado de un «salidero en la caldera, defecto que no tiene relación alguna con la reparación realizada» anteriormente.

Apenas una semana antes, el 12 de septiembre, otra parada había sido achacada a «una ponchadura en caldera», o sea, dos tubos averiados, según explicó luego Misbel Palmero Aguiar, director general de la Guiteras.

El funcionario dijo en esa fecha al diario oficial Granma que durante la pausa anterior se había logrado disminuir el alto consumo de agua, aunque no resolverlo del todo. 

Mas, señaló que dado que ambos problemas ocurrieron en la caldera de la termoeléctrica, ello acreditaba el mal estado en que se encuentra esa área.

El periodista de la emisora oficial Radio Rebelde en Matanzas, José Miguel Solís, ha deslizado en sus reportes sobre el tema que la premura por echar a andar la Guiteras podría dar lugar a averías mucho más graves.

«Sospecho que el o los decisores que acordaron acortar el tiempo de mantenimiento de la caldera de la Guiteras lo estén lamentando», escribió en su muro de Facebook el sábado pasado.

«Muy poco antes de sincronizar, se registró pérdida de agua en el exterior de la inmensa caldera. Y se genera otra demora en enfriar, subsanar y volver, como Sísifo con su roca al hombro, cuesta arriba. No la tomen con el mensajero, que ya saben que es uno de los que aboga por darle el tiempo necesario y evitar daños mayores. Lo que llamo ‘el síndrome de Felton’ pende sobre una industria tan buena tecnológicamente, como necesitada de un mantenimiento ya, inaplazable, salvo que se le emplace a jugar a la peligrosa ruleta rusa», advirtió.

Sin embargo, y en respuesta a ese señalamiento, el director técnico de la Unión Eléctrica, Lázaro Guerra, tuvo que salir a explicar en la televisión nacional el domingo que esta última avería en la caldera de la Guiteras «no tiene que ver con los trabajos realizados en corto tiempo para su puesta en línea otra vez. Por tanto, aunque se hubiesen esperado los días anteriormente informados, no se habría evitado la nueva rotura», citó el periodista oficialista Lázaro Manuel Alonso en sus redes sociales.

Alonso, quien había compartido la publicación de su colega Solís en su propio muro, indicó que, según el funcionario, «la caldera de la Guiteras necesita de un mantenimiento capital que ahora no es posible por las condiciones que ya sabemos. Cuando en una máquina de este tipo se violan los ciclos de mantenimiento, aparecen los desperfectos con frecuencia».

La Guiteras tiene 34 años de explotación, y dado que consume solamente crudo nacional, con un alto contenido de azufre, su deterioro es mucho mayor que el de otras de su tipo en la Isla.

La mayoría de las termoeléctricas cubanas han sobrepasado su vida útil, según las propias autoridades del Ministerio de Energía y Minas. Y las inversiones para renovarlas son costosas y toman tiempo. De ahí que las promesas de Miguel Díaz-Canel de controlar los apagones antes de fin de año no sean creíbles.

En numerosos territorios las personas reportaron esta semana apenas dos o tres horas de servicio eléctrico. Como resultado, los cubanos han estado saliendo a las calles para protestar. Hasta el momento han sido reportadas al menos 92 protestas en una quincena.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%