Durante décadas, el proceso electoral en Puerto Rico se había reconocido en América Latina y el Caribe como un modelo. Pero la reputación de Puerto Rico quedó en duda este año.

Autoridades electorales de Puerto Rico informan de 180 maletines de votos no contados desde las elecciones del 3 de noviembre, lo que genera dudas sobre la validez de los resultados preliminares.

Al principio, la Comisión de Elecciones había reportado 40 maletines, pero el número siguió creciendo. El nuevo escándalo marca la segunda debacle electoral para Puerto Rico en un periodo de tres meses.

En agosto, el territorio estadounidense se vio obligado a suspender sus elecciones primarias porque docenas de colegios electorales nunca recibieron sus papeletas el día de las elecciones, mientras que miles de votantes esperaban en fila para votar en medio de la pandemia del COVID-19.

Las elecciones generales en Puerto Rico, que se llevan a cabo cada cuatro años junto a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, incluyen los escaños por gobernador, legisladores, alcaldes y comisionado residente.

Pedro Pierluisi, el candidato del Partido Nuevo Progresista, ganó la contienda para gobernador según los resultados preliminares, derrotando a Carlos Delgado Altieri, quien se postuló por el Partido Popular Democrático. Pierluisi recibió casi el 33% de los votos, mientras que Delgado Altieri recibió alrededor del 31.5%.

Según el comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño, Roberto Iván Aponte, “el gran problema es cómo se manejó este asunto del voto adelantado”. Dijo que en esos maletines “hay de todo”.

La Comisión Electoral había programado comenzar el escrutinio general de votos este 10 de noviembre, pero el proceso se detuvo al descubrir nuevos maletines. Se espera que se reanude el miércoles.

El presidente de la Comisión, el juez Francisco Rosado Colomer dijo no estar conforme con la Junta Administrativa de Voto Ausente y Voto Adelantado (JAVA) y dio instrucciones al director de escrutinio, Ferdinand Ocasio, para que el conteo de los votos adelantados y ausentes sea la prioridad. Los comisionados electorales, por su parte, han cuestionado la falta de controles internos de la JAVA.

Durante décadas, el proceso electoral en Puerto Rico se había reconocido en América Latina y el Caribe como un modelo. Pero la reputación de Puerto Rico quedó en duda este año.

A través de las redes sociales, la ciudadanía al igual que los servidores públicos denunciaron las acciones de la comisión electoral y de cómo se ejerció el proceso de las elecciones generales.

Las denuncias en Puerto Rico se suman al resto de señalamientos realizados por miembros del partido republicano y el equipo de campaña de Donald Trump sobre las elecciones presidenciales en EEUU. Las denuncias están pendientes de verificación y podrían pasar a la Corte Suprema.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.