Apagones por todo el país disparan la alarma de los cubanos y aumentan la presión sobre el régimen

  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

En algunas provincias duran varias horas. ‘Ojo con esto, que puede ser el preámbulo de algo…’, alerta el periodista Norges Rodríguez.

Apagón en uns zona de Santiago de Cuba en agosto de 2020. EL CHAGO/FACEBOOK

Un aumento fuera de lo habitual de los apagones en los últimos días por todo el país ha disparado las alarmas de los cubanos. Aunque los cortes comenzaron a producirse de forma «silenciosa» a inicios de año y se agravaron en abril, en las últimas 72 horas se han generalizado.

Ni la Unión Eléctrica ni la prensa oficial han informado sobre las causas. La falta de explicaciones incrementa la preocupación de los cubanos, que cada vez que se producen episodios de apagones recuerdan los de más de 12 horas que se hicieron rutinarios en el llamado «Período Especial», en los años 90, y temen su regreso.

«La falta de fluido eléctrico se presta para todo»

DIARIO DE CUBA constató que durante la madrugada de este 14 de mayo todas las ciudades y municipios del oriente cubano fueron apagados alrededor de una hora.

Pero «todos los días apagan de tres a cinco horas el reparto Abel Santamaría», dijo Casandra, residente en Santiago de Cuba. «Lo hacen en el horario diurno para que los clientes no protesten. Así embarajan y manipulan los estados de ánimo», consideró

«Por las noches también dan chuchazos, lo que más selectivos y espaciados. Una madrugada la quitan en un barrio y al amanecer en otro. Es como si turnaran el malestar», apuntó Ramón.

«Reporto apagón en Santiago de Cuba, por dos días consecutivos, a la misma hora: 2:00pm a 4:36 ayer. Hoy 2:00pm a 4:45″, escribió este jueves en Twitter el periodista de DIARIO DE CUBA Jorge Amado.

En el mismo horario hubo apagones en Holguín, informó desde esa provincia el también periodista de DIARIO DE CUBA Osmel Ramírez.

«La falta de fluido eléctrico se presta para todo», advirtió Mariluz, vecina la ampliación del Micro 7, en Santiago de Cuba. En su barrio, los ladrones aprovecharon un apagón y «dejaron sin breque a 58 apartamentos, que ahora tienen la corriente directa y corren el riesgo quemar los equipos electrodomésticos«, dijo.

En el sur de oriente la situación se va tornando caótica, en especial para los habitantes de las montañas, quienes sufren con mayor rigor el corte selectivo del fluido eléctrico, pues no tienen en sus zonas de residencia centros de producción que justifiquen la «protección» que reciben las ciudades y zonas industriales.

En Maisí, Yateras y San Antonio, en la provincia de Guantánamo, los moradores se quejaron de apagones. También los vecinos de Bartolomé Masó y Guisa, en Granma.

DIARIO DE CUBA confirmó que en Bayamo y Las Tunas el costo de las velas ha subido rápidamente en el mercado informal, al igual que el de las lámparas recargables. Cuando los lugareños llaman a las oficinas gubernamentales en busca de información, la respuesta es idéntica: supuestas averías y fallos eléctricos.

Cubanos consultados en Camagüey afirmaron que en Previsora, Nadales, Florá, La Caridad y la Plaza de Méndez se han producido interrupciones del servicio eléctrico de 8:00 de la mañana a 4:00 de la tarde. En Vertientes, Santa Cruz, Guáimaro, Florida, Minas y Sierra de Cubitas también se han registrado cortes de entre seis y ocho horas

En Ciego de Ávila, Cienfuegos, Santi Spíritus y Villa Clara se han reportado cortes de entre tres y cinco horas. Usuarios de las redes sociales han informado asimismo de apagones en Pinar del Río, Mayabeque, Artemisa y Matanzas, aunque Varadero recibe prioridad por acoger turistas.

«Puede ser el preámbulo de algo…»

«Ojo con esto, que puede ser el preámbulo de algo…», alertó en su cuenta en Twitter el periodista Norges Rodríguez.

Rodríguez mencionó apagones en La Habana. La capital es harina de otro costal, por el alto de nivel de población descontenta tras meses de restricciones relacionadas con la pandemia de Covid-19, y de una escasez de productos de primera necesidad que propicia los tumultos.

Un período de apagones podría ser la gota que colmara la paciencia de muchos habaneros, ahora bajo tensión adicional por la rotura de una de las principales conductoras de agua. Este jueves, la televisión estatal llamó a extremar el ahorro y admitió que unas 300.000 personas están afectadas por avería, pero no precisó cuánto tiempo durará la situación.

La estatal Aguas de La Habana informó el miércoles de un «paro eléctrico» en varias unidades de bombeo durante un proceso de arranque, tras reparaciones en la conductora principal de los municipios del centro-sur de la ciudad. Añadió que ese paro provocó una nueva avería y llevó a la situación actual. No quedó claro en la información oficial si la rotura está asociada a los apagones o es parte de alguna incidencia en la arrancada.

Faltan combustible y «valor para ponerle el cascabel al gato»

Un ingeniero de la termoeléctrica Antonio Maceo, en Santiago de Cuba, consideró en declaraciones a DIARIO DE CUBA, que la situación actual «no es un problema de generación ni de mantenimiento, sino de transparencia para encarar las dificultades y de valor para ponerle el cascabel al gato: es decir, para explicarle al pueblo que por falta de combustible el sistema electroenergético nacional está colapsado«.

Otro especialista consultado en la misma provincia no quiso confirmar ni descartar que la falta de petróleo sea la causa de los cortes eléctricos de los últimos días, pero recordó que el grupo empresarial AZCUBA dijo que, por problemas de suministro de combustible, desde finales de enero se han acumulado 18.000 horas de paralización, equivalente a detener 33 centrales azucareros durante 23 días y a dejar de producir 7.500 toneladas de azúcar, con un valor aproximado de 2,2 millones de dólares.

Durante una emisión del programa de la televisión estatal Mesa Redonda en enero, Liván Arronte Cruz, ministro de Energía y Minas, dejó entrever que eran posibles los apagones, pues Cuba no dispone de fuente de almacenamiento y genera electricidad según la demanda.

Arronte Cruz presentó el incremento de las tarifas eléctricas dentro de la llamada «Tarea Ordenamiento» como un incentivo para el ahorro. No mencionó roturas ni procesos de reparación que impidieran a las plantas cumplir con su producción de electricidad.

Al filo de cinco meses de «Tarea Ordenamiento», los cubanos ahorran, pero el Estado no tiene capacidad de compra ni para el petróleo venezolano que recibe en condiciones ventajosas. Y el 48% del combustible que se utiliza en Cuba para la generación eléctrica es importado.

El Estado, sin embargo, juega con ventaja dentro de la Isla, donde es el único proveedor de servicio eléctrico: mantiene las tarifas sobredimensionadas y responde con suspensión del suministro a los impagos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.