Este escape fue gracias a su cola. La cual termina en forma puntiaguda para ayudarse a cavar en las profundidades del mar, pero también para defenderse en casos de peligro. Tal como se pudo comprobar en este acto.

Momento en que la anguila le atraviesa la garganta a una garza / Foto: Composición Cubanos por el Mundo

Una anguila que había sido capturada por una garza, decidió no ser parte del menú del emplumado y en su intento por escapar del estómago del ave terminó perforándole la garganta en pleno vuelo. Este particular acto de supervivencia animal, ocurrió en las costas al noroeste de los Estados Unidos, en el estado de Maryland.  

Algunos espectadores pudieron capturar el insólito momento. El fotógrafo aficionado Sam Davis, retrató como la anguila salía de la gargante del ave. Las fotos fueron divulgadas a través de las redes sociales y se viralizaron inmediatamente.

La garza vuela con la anguila colgando de su garganta / Foto: Sam Davis.

En las imágenes tomadas en pleno vuelo del ave, se puede observar la proeza de la anguila al negarse a ser el alimento de su depredador, la garza. El luchador pez, logró escapar de su captor perforándole la garganta, en pleno vuelo.

Este escape fue gracias a su cola. La cual termina en forma puntiaguda para ayudarse a cavar en las profundidades del mar, pero también para defenderse en casos de peligro. Tal como se pudo comprobar en este acto. 

La garza volaba cuando la anguila le perforó la garganta / Foto: Sam Davis

Y es que a pesar de ser lo más normal que todos los animales ocupen un eslabón en la cadena alimenticia, unos como presa y otros como depredadores, también los es el hecho que son seres vivos que luchan por su supervivencia. Y así lo hizo saber la anguila, quien se negó a ser la presa de la garza.

Muchos cibernautas comentaron con asombro la proeza de la anguila. “El horrible momento en que la anguila escapa de la garganta de la garza. Sí, el titular (de Daily Star) habla por sí mismo”, dijo el usuario Darren Naish.

Otro, refiriéndose a la garza, hizo alusión a un viejo proverbio comentando “ten cuidado con lo que comes”. El destino le sonrió a la anguila por su valentía al lograr escapar. De la garza, sólo se supo que sufrió severas heridas tanto en el estómago como en su cuello.

Tomado De Cubanosporelmundo

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.