Ancianos cubanos rechazan los menús del Sistema de Atención a la Familia por su elevado precio

‘Los viejos no merecen esta alimentación igualada a la de una prisión y por un precio tan abusivo’, critican usuarios de Facebook.

Uno de los menús que ofrecen a las personas vulnerables en Cuba por 13.00 CUP. MARÍA CRISTINA GARRIDO/FACEBOOK

El precio máximo de los menús que el Gobierno cubano ofrece a las personas en condiciones de vulnerabilidad económica como parte del Sistema de Atención a la Familia (SAF) se incrementó de uno a 13 pesos (CUP), lo que provocó un rechazo mayoritario entre sus «beneficiarios».

El Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) de la Isla indicó en sus redes sociales que los precios del SAF oscilarán entre los ocho y los 13 CUP tras la implementación de la llamada Tarea Ordenamiento, pues se eliminan los subsidios.

Sin embargo, el escritor y periodista Giordan Rodríguez Milanés cuestionó que, en contradicción con la información divulgada por el MINCIN, la directora de Gastronomía en la provincia Granma indicó que el precio de los platos del SAF «va a seguir costando como mínimo 13.00 CUP».

La promotora del Centro Cultural José Martí en Manzanillo, Zoila Margarita Sánchez, afirmó que «unas cuantas personas de ese programa se quedaron sin comer por no acceder a los precios. Vulnerables, por no decir pobres, que no saben dónde van a echar su suerte».

Dicha información fue confirmada por Rodríguez Milanés, quien escribió que «muchos ancianos beneficiarios del SAF decidieron no almorzar al ver que les habían subido el precio de 50 o 60 centavos a 17 CUP».

Según informó la titular del MINCIN, Betsy Díaz Velázquez, en el programa televisivo Mesa Redonda del lunes, unas 77.661 personas fueron censadas para recibir los beneficios del SAF, de las cuales 36.298 son jubiladas, 6.251 padecen de discapacidad y 12.733 reciben asistencia social.

Pese a que el MINCIN afirmó que el incremento salarial, de las pensiones y la asistencia social debe permitir a los beneficiarios del SAF cubrir el consumo de los alimentos, el director de la Unión de Empresas del Comercio y la Gastronomía en La Habana, Andrés Alberdi Valero, afirmó que «se están revisando algunos problemas con los precios que están establecidos, porque todavía hay algunos que están un poco altos».

La propia ministra reconoció que en Santiago de Cuba, Las Tunas, Cienfuegos y la Isla de la Juventud se reportó una disminución de las visitas de los asistenciados a los comedores debido al incremento de precios.

Una usuaria de Facebook llamada María Cristina Garrido publicó una imagen del menú vendido a las personas con vulnerabilidad económica en Quivicán, Mayabeque, compuesto por arroz, chícharo y boniato solamente. «Esto no vale 13 CUP. Bajen el precio de esta mala alimentación», escribió.

«Esto vale centavos. Exigimos que cambien el precio de esta comida. Los viejos no merecen esta alimentación igualada a la de una prisión y por un precio tan abusivo», agregó en otra publicación junto a la imagen de un menú compuesto solamente por arroz congris y boniato.

Tras la implementación de la llamada Tarea Ordenamiento, numerosos cubanos se han quejado del excesivo incremento de los precios, por lo que el Gobierno bajó ligeramente el costo en algunas de sus propuestas iniciales, como fue el caso de la heladería Coppelia y la tarifa eléctrica, lo que para muchos forma parte de una estrategia para mitigar el descontento de la población.

Tomado De DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%