El impago de las pensiones es una constante en el régimen, que apoyado en su terrible andamiaje burocrático, es capaz de dilatar hasta el cansancio el más insignificante de los trámites.

Es duro haber trabajado toda la vida para el sistema y que en el momento en necesitas de él no esté ahí para ti. Muchos son los ejemplos de ancianos que luego de haber dedicado los mejores años de sus vidas a la construcción de un sistema que prometía poner al ser humano como prioridad de sus objetivos, fueron abandonados a su suerte, algunos con una pensión de apenas 240 pesos -alrededor de 8 dólares-, y otros sin nada.

Este es el caso de Melquíades Flores Hidalgo y Damisela Hidalgo Martínez, un matrimonio de campesinos residentes en calle Fondo Taller Minaz, No. 47, Barrio Amarillo, Banes, en la provincia de Holguín. Ambos llevan 7 años esperando para recibir su pensión de jubilados.

Este 25 de septiembre el oficialista periódico Granma, medio de prensa propagandístico del Partido Comunista de Cuba, dio acuse de recibo en su columna Cartas a la Dirección a una misiva enviada por Melquíades Flores. En ella el anciano denuncia que él y su esposa desde el año 2013 están esperando para recibir su pensión de jubilados.

Según explica Melquíades, en ese año entregaron sus tierras a la Delegación de la Agricultura del municipio de Banes, con el fin de recibir una pensión por parte del estado, pues ya tenían 77 años él y 80 su esposa, y les era imposible continuar atendiendo las tierras, único medio de subsistencia con el que contaban.

Agrega Melquíades que ellos viven solos, y que hasta la fecha no han recibido respuesta del trámite, el cual ha tenido que ser actualizado en varias ocasiones, y se ha ido aplazando hasta el día de hoy. Aún siguen sin contar con el respaldo económico al que tienen derecho como estipula la ley, pues ellos son campesinos desde la Reforma Agraria de inicios de la Revolución Cubana.

Melquíades Flores Hidalgo y Damisela Hidalgo Martínez hoy tienen 83 y 87 años, respectivamente, y cuando deberían estar descansando después de una larga vida de trabajo, aún tienen que continuar batallando, como si todo el esfuerzo que dedicaron a la “Revolución” no fuera suficiente y siempre tuvieran que dar un poco más.

El impago de las pensiones es una constante en este régimen que, apoyado su terrible andamiaje burocrático, es capaz de dilatar hasta el cansancio el más insignificante de los trámites.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.