Anamely Ramos acampa ante la embajada cubana en Washington y cubre su tienda con fotos de presos políticos

Los funcionarios cubanos habrían llamado a la Policía para impedir que pusiera las fotos en la reja de la sede diplomática.

Anamely Ramos frente a la Embajada de Cuba en EEUU. A. RAMOS/FACEBOOK

La activista y curadora de arte cubana Anamely Ramos, a quien el régimen impide entrar a la Isla, acampó con una tienda de campaña delante de la Embajada de Cuba en Washington y la cubrió de fotos de presos políticos, según publicó en su página de Facebook

Los funcionarios cubanos habrían llamado a la Policía para impedir que la activista colocara fotos en la reja de la sede diplomática, por lo que ella decidió cubrir la tienda de campaña con ellas.

«Es increíble lo rápido que llaman a la policía desde la Embajada Cubana en Washington. Ellos se saben violadores de derechos y quieren que el mundo crea que somos nosotros. No les importa convertir a todos los cubanos en delincuentes con tal de mantener su poder ilegítimo», escribe Ramos.

«La policía no nos deja poner las fotos de los presos en la reja ahora, así que empapelamos la casa de campaña», dice que la curadora y activista, que pese a estar en una situación complicada al no poder regresar a Cuba ni tener residencia en otro país, no ha dejado de exigir la libertad de los presos políticos que mantiene el régimen.

«La vida de los que están dentro de Cuba depende de cuánto podamos empujar. Nosotros podemos hacerlo con menos peligro», afirma.

«Lo que la dictadura quiere es dejarlos solos allá dentro. No podemos dejarlos. Como le gustaba decir a Maykel Osorbo #DondeTuCaesYoTeLevanto«, concluye el mensaje de la activista, que el 9 de marzo se dirigió a la sede diplomática de La Habana en Washington para exigir una respuesta a la prohibición de entrar a Cuba que le impuso el régimen.

Los funcionarios del régimen ignoraron la presencia de Ramos, que estuvo acompañada por un grupo de manifestantes cubanos. 

«La respuesta del Estado cubano no es un favor que me harían, es su trabajo, por el que le pagan y la razón de que estén ahí en ese puesto. Si no van a atender a todos los cubanos, entonces simplemente no deberían estar ahí. Están, básicamente, ocupando un lugar y un poder ilegítimo», criticó la activista ante la actitud evasiva de los funcionarios.

Ramos residió en México durante un año, mientras estudiaba un doctorado y luego visitó Miami por unos meses, antes de intentar regresar a Cuba. El 16 de febrero a través de la aerolínea por la que viajaría, American Airlines, fue notificada de la prohibición del Gobierno cubano de acceder a su país. Luego adquirió otro pasaje para el día 27 y, tras obtener la misma respuesta, ha mantenido una serie de protestas y reclamaciones en torno a la violación de sus derechos como ciudadana cubana.

Al desterrar a Anamely Ramos, el régimen no solo la está privando del derecho de entrar a su propio país. También la está despojando de sus derechos políticos como el de ser candidata a un cargo público y emitir su voto en elecciones y referendos, como analizó DIARIO DE CUBA en una nota previa.

Entre otros derechos, Ramos pierde el de mantener alguna propiedad que tuviera en la Isla y el de heredar un bien que pudiera legarle un familiar. 

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%