AMLO da la pataleta y dice que no irá a la Cumbre de las Américas si EEUU no invita a La Habana

Un alto funcionario de la Administración Biden advierte que esa clase de reacción obedece al fuerte impulso diplomático del régimen de Cuba.

Encuentro de López Obrador con Raúl Castro durante su reciente visita a Cuba. ESTUDIOS REVOLUCIÓN

En lo que ha sido considerado como un desafío a la Administración Biden, Andrés Manuel López Obrador dijo el martes que no asistirá el próximo mes a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles si no se invita a todos los líderes latinoamericanos, en referencia a la anunciada exclusión de los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua de la cita.

«Buscamos la unidad de toda América y sentimos que no debe de haber confrontación, que aun con las diferencias tenemos que dialogar y hermanarnos», dijo el presidente de México durante una comparecencia pública.

«Estamos por resolver este asunto. Llevamos muy buena relación con el Gobierno del presidente Biden y queremos que se invite a todos. Esta es la postura de México», indicó, según EFE.

En caso de ausentarse el mandatario, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, representaría a México en la Cumbre, dijo López Obrador.

El presidente hizo tan inesperada declaración a apenas 24 horas de regresar a su país de una visita oficial a Cuba, donde se reunió con Raúl Castro, asistió a una cena y fiesta con Miguel Díaz-Canel y llamó a eliminar el embargo de Washington a La Habana.

Las declaraciones de López Obrador provocaron una reacción inmediata en su país. El exembajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhan, calificó la postura como un «autogol y un despropósito»

«Es un autogol para los intereses prioritarios de política exterior del país, y para la relación más importante para nuestro país y que, como el propio presidente ha reconocido implícitamente al apoyar la renegociación del TLCAN, es fundamental para el bienestar y la prosperidad de los mexicanos, incluyendo los 11 millones, de los cuales cinco millones son indocumentados, de mexicanos en Estados Unidos», dijo el ex diplomático al diario El Universal.

«Al final del día, si el presidente no asiste, quien pierde es México; hay que recordar que para un país como el nuestro, si uno no está sentado a la mesa, uno estará en el menú», advirtió.

«La pregunta de fondo es: ¿por qué lo hace? Evidentemente hay razones ideológicas y una visión trasnochada y rancia de las relaciones internacionales. Pero, ¿habrá motivos adicionales, como las sospechas de un creciente papel de Cuba, con un aparato mexicano de seguridad nacional desmantelado, en temas de inteligencia interna mexicana y los quid pro quo que eso pudiese generar?», especuló.

De la misma manera, la Casa Blanca reaccionó el mismo martes, cuando la vocera saliente de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló en conferencia de prensa que «las invitaciones no se han enviado aún» para la cita continental.

La funcionaria detalló que «la Cumbre es una oportunidad valiosa para enfocarse en algunos de los asuntos compartidos más importantes, como la constante lucha por libertad y democracia para todos los países, una respuesta más fuerte, de mayor colaboración frente al Covid-19 y atender las causas de raíz de la migración, como ir tras el crimen organizado y la inestabilidad económica», citó AP.

Un alto funcionario de la Administración de Biden dijo a la propia agencia que reacciones como la del mandatario mexicano son en parte una respuesta al fuerte impulso diplomático del Gobierno de Cuba y que espera que pocos líderes realmente cumplan con las amenazas de no asistir a la cumbre. Asimismo, expresó su confianza en que tanto México como Brasil asistirán a la reunión.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%