Altos precios de la renta en Miami-Dade obligan a declarar el estado de crisis

La alcaldesa del condado se compromete a buscar soluciones para tan sensible tema

Cientos de perosnas publican cada día sus anuncios de rentas, pero los precios han subido un 30% en el último año. (Foto: Periódico Cubano)

Los altos precios de la renta en Miami-Dade obligaron a la alcaldesa del condado, Daniella Levine Cava, a declarar el estado de crisis, comprometiéndose a trabajar con todos los involucrados para buscar soluciones a tan sensible problema.

En una de las primeras decisiones tras el reconocimiento público de lo que se ha convertido en un problema para muchas familias, la alcaldesa dijo que se destinarán 13 millones de dólares del presupuesto público del condado para ayudar a aquellos inquilinos que tienen pagos atrasados.

“Estamos realmente donde está sucediendo el sueño americano”, expresó Levine Cava, en referencia a la cantidad de estadounidenses y ciudadanos de otras nacionales que en los últimos tiempos han elegido para vivir el sur de la Florida. Sin embargo, esa situación ha conllevado a una presión adicional en el mercado inmobiliario.

Cifras oficiales compartidas por la alcaldesa apuntan a un crecimiento promedio del 30% en el precio de las rentas durante el último año. Según Levine Cava, la problemática va a comenzar a impactar a la economía local, pues muchos empresarios de Miami-Dade tendrán dificultades para tener una fuerza de trabajo fija.

“A través del programa Building Blocks, el condado de Miami-Dade invertirá en dos vías simultáneas: aumentar la oferta de unidades de vivienda y una amplia gama de protecciones para inquilinos”, confirmó la política estadounidense.

La también abogada de profesión sostuvo que próximamente habrá una reunión con los 34 alcaldes de todas las ciudades que conforman el condado, para “encontrar posibles soluciones y hacer un compromiso en todo el condado para brindar viviendas equitativas y asequibles”.

Levine Cava nació en Nueva York. En 1980 se muda a vivir a Miami, por lo cual también es una de esas personas que han elegido el sur de la Florida como su casa.

La letrada comenzó a trabajar en los Servicios Legales del Gran Miami, y luego se desempeñó en el Comité de Abogados de Florida sobre las Necesidades Legales de los Niños.

En 1992, después del huracán Andrew, fue nombrada gerente de programa del condado de Miami-Dade para el Departamento de Niños y Familias de Florida, ocupando el puesto hasta 1994. Al año siguiente, fundó un programa de extensión para jóvenes con Barry University.

TOMADO DE PERIODICOCUBANO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%