Altos precios de juguetes y confituras indigna a padres cubanos en Pinar del Río (+ VIDEO)

Padres cubanos residentes en Pinar del Río muestran molestia por el precio de los juguetes y las confituras.

Un caramelo conocido como “chupa chupa” en Pinar del Río, llega a costar más de 70 pesos cubanos, una cifra bastante elevada para cualquier cubano de a pie. Foto: Composición de CPEM

El alto costo de los juguetes y las confituras causa la indignación de padres cubanos en Pinar del Río, en donde la oferta es escasa y el costo de los mismos se incrementan con el paso de los días.

Según un reportaje realizado por el medio oficialista Tele Pinar, un caramelo conocido como “chupa chupa” en Pinar del Río, llega a costar más de 70 pesos cubanos, una cifra bastante elevada para cualquier cubano de a pie.

Cabe destacar que, las ofertas y los precios de las confituras para los más pequeños de la casa aumentan con la llegada del verano, en donde la molestia de los padres cubanos también se hace notar, puesto que, complacer a sus hijos con algún dulce se les torna difícil cuando hay otras necesidades como la alimentación.

El parque Paquito González, un centro de recreación para niños en Pinar del Río, donde hay varias ofertas como caramelos, galletas, helados y refrescos, todas a un alto costo, es testigo de la tristeza de algunos infantes que, ante el poco poder adquisitivo de sus padres tienen que conformarse con mirar a otros pequeños comer.

Precios de las confituras y juguetes en Cuba siguen en ascenso

Los precios de los juguetes y las confituras en Cuba siguen en ascenso en medio de la terrible crisis económica y social que atraviesa la isla, producto de los más de 60 años de “revolución” castrista, la misma que le ha quitado el sueño y la felicidad incluso a los niños.

El pasado mes de junio, una madre cubana identificada como Yanileydis Rodríguez, denunció a través de sus redes sociales que debido a la crisis que atraviesa el país debe mandar a sus hijas sin desayunar a la escuela.

Asimismo, lamentó no poder comprarles a sus hijas confituras y tener que transitar por otra cuadra para que no vean la vitrina de la tienda.

“Cómo les digo que los niños no comen galletas, ni caramelos, que tengo que pasar por otra cuadra de la tienda para que no vean las confituras en la vitrina, ni dulces, ni pueden tener fiesta de cumpleaños”, dijo la mujer, quien con lágrimas en los ojos pidió fuerzas para seguir luchando por sus hijas en medio de la crisis económica que atraviesa la mayor de las Antillas.

TOMADO DE CUBANOSPORELMUNDO

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%