Alrededor de 400.000 personas se encuentran sin suministro de agua en Cuba por la sequía

Al comienzo de marzo más de 67.000 personas en Holguín reportan afectaciones en el servicio de agua.

Un embalse cubano con escasez de agua. 5 DE SEPTIEMBRE

Una fuerte sequía y las afectaciones totales o parciales en más de 300 fuentes de bombeo están dejando sin suministro de agua a más de 400.000 personas en Cuba, según informó este jueves la televisión estatal.

Las provincias que sufren mayor escasez son las orientales Guantánamo, Santiago de Cuba, Holguín, Las Tunas y Camagüey así como la occidental La Habana, informó EFE.

El polo turístico de Trinidad, ubicado en la provincia de Sancti Spíritus, también presenta severos problemas con el abasto de agua.

Un informe presentado por el presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Antonio Rodríguez, advirtió que los pronósticos indican que va a llover por debajo de la media en marzo, abril y posiblemente en mayo.

Holguín es una de las provincias con mayores niveles de afectación porque sus reservas superficiales y subterráneas han disminuido en la ciudad cabecera —del mismo nombre— y algunos de sus municipios como Gibara y Rafael Freyre concentran las principales limitaciones con el suministro de agua.

El informe indicó también que al comenzar marzo más de 67.000 personas en Holguín están afectadas por el servicio de agua.

Los embalses cubanos almacenan el 52% de su capacidad de llenado, lo que representa unos 815 millones de metros cúbicos de agua por debajo del promedio para estas fechas.

Para mitigar la situación las autoridades cubanas ejecutan acciones en conductoras y redes, interconexiones de sistemas, incremento de estaciones de bombeo, perforación de pozos con el fin de incorporar un mayor volumen de agua en las áreas perjudicadas por los bajos niveles de precipitaciones que han provocado la sequía.

El periodo húmedo mayo-octubre quedó atrás con lluvias por debajo de los pronósticos, de por sí no favorables. Por ese motivo provincias como La Habana atraviesan la etapa seca (noviembre-abril) en desventaja en cuanto a disponibilidad y los especialistas han adelantado que las probabilidades de precipitaciones para estos meses serán bastante bajas

A mediados de enero el periódico estatal Tribuna de La Habana alertó que «no queda otra alternativa que economizar y hacer un uso eficiente de la poca agua» disponible.

A la sequía y los bajos niveles de almacenamiento de las cuencas que brindan el líquido a la ciudad capital se unen los problemas de la red hidráulica. Solo en el sistema El Gato, en mayo de 2020, los salideros provocaban la pérdida de 200 litros de agua por segundo. Un año después, en mayo de 2021, miles de residentes continuaban quejándose por problemas con el abasto de agua pese a los anuncios de reparaciones.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%