Cuba

‘Allí no se tiró una piedra, no hubo agresiones de tipo alguno contra nada ni contra nadie’

Anuncios

Dos cubanos encarcelados tras las protestas del 11J ofrecen sus testimonios a DIARIO DE CUBA y desmienten la retórica oficial.

Yoel Parsons Bones (izq.) y Yacel Hernández Viera, dos cubanos detenidos tras los sucesos del 11J. DIARIO DE CUBA

Tras los sucesos del 11J, el discurso oficial ha asegurado que las protestas iniciadas el 11 de julio en San Antonio de los Baños fueron organizadas y financiadas desde el exterior, y que primaron la violencia y los actos vandálicos. También ha negado la represión policial y ha sostenido que en los procesos judiciales se ha demostrado la responsabilidad de los acusados. Los testimonios de Yacel Hernández Viera y Yoel Parsons Bones contradicen estas afirmaciones.

El 11 de julio Damián Yacel Hernández Viera se sintió, «como muchísimos en Quivicán, libre por primera vez«.

«El pueblo pudo gritar ese domingo sus necesidades, sus problemas, su inconformidad con el Gobierno, con lo dirigentes de este país, con la falta de alimentación y de medicinas porque nadie escucha sus cuadros o situaciones de vida. Lo más importante es que la manifestación en Quivicán fue netamente pacífica«, cuenta a DIARIO DE CUBA Hernández Viera, uno de los nueve arrestados de este territorio.

«Allí no se tiró una piedra, no hubo agresiones de tipo alguno contra nada ni contra nadie. No se confrontó a nadie, no se discutió. Tampoco hubo ninguna organización, como en ninguna de las protestas en el país, sino que fue espontánea, porque las personas no necesitan ser ‘convocadas’ para expresar sus necesidades. Quienes se manifestaron en Cuba el 11 de julio fueron convocados por sus propias convicciones morales», acota Hernández Viera y asegura que al menos 300 personas salieron a manifestarse en esa comunidad. 

«Cuando llegamos al parque desplegamos una bandera y cantamos el himno nacional. Luego gritamos consignas como ‘Libertad’, ‘Elecciones libres’, ‘Abajo la dictadura’ y ‘Patria y Vida’. No hubo desacato de ninguna índole, porque allí ni siquiera se personaron policías. Únicamente estaba presente el jefe del Gobierno municipal al que no se le tocó ni un pelo. Como tampoco se les respondió a los dos o tres adultos mayores que intentaban desacreditar la marcha gritándonos ofensas».

A la mañana siguiente, Hernández Viera iba a donar sangre para su tía, ya que no había ni en el hospital ni en el banco de sangre. En el trayecto fue interceptado por dos coches patrulla y dos motocicletas de oficiales de la Policía Política. 

«Pregunté de cuáles delitos se me acusaba y me respondieron que en la Unidad de Policía se me explicaría. En la Unidad me atendió primero una enfermera que me requirió mis datos personales y me preguntó sobre mis padecimientos de salud. Luego el jefe de la Policía me informó que iban a darme ‘una vueltecita’. Me esposaron y me montaron en un carro donde ya estaba Tomás (Beltrán), otro de los manifestantes. De allí nos conducen hasta el Técnico (Departamento Técnico de Investigaciones) de San José».

«En el Técnico de San José nos interrogaron durante dos días. Me preguntaron qué había hecho, quién me pagaba. Les respondí que yo me había manifestado porque es un derecho de todo ciudadano, no solo de Cuba sino del mundo, y que la Ley me amparaba en mi país para manifestarme libremente. Que yo no había cometido ninguna agresión en contra de nadie ni de ningún bien del Estado», relató Hernández Viera, cuya tía falleció el mismo día que fue excarcelado bajo una fianza de 8.000 pesos, casi cuatro veces el salario mínimo en la Isla.
    
Después de 15 días en prisión, a Hernández Viera le imputaron los cargos de desacato, desorden público, propagación de epidemias e instigación para delinquir. Mientras estuvo en el Técnico de San José contrajo el Covid-19 y lo enviaron a su casa sin realizarle la prueba de PCR. También le obligaron a firmar un acta donde se comprometía a no volver a manifestarse o le revocarían la fianza por prisión preventiva.

Yoel Parsons también fue liberado bajo fianza tras permanecer encarcelado 23 días. A diferencia de Hernández Viera, este opositor declarado no estaba participando en las protestas de la Güinera, donde lo arrestaron. Se encontraba de casualidad en esta comunidad habanera, escenario de la única muerte reconocida por el Gobierno durante las manifestaciones.

«Me arrestaron el lunes 12 en La Güinera, cuando fui a una gestión personal en ese barrio. Cuando llegué, estaba en su clímax la manifestación y el despliegue de las tropas especiales antimotines. Mi esposa y yo quedamos en medio de la situación, y como los elementos militares y policiales arrestaban a todas las personas que ellos se le acercaban, también cargaron conmigo, aunque no con mi esposa». 

«Me llevaron hacia la Calzada de Bejucal, donde ya tenían a varias personas arrestadas. Luego de ponerme las esposas de plástico me subieron a un ómnibus, donde verbalmente me maltrataron bastante y ellos se veían muy molestos. De allí me condujeron a la Estación conocida como Capri, donde me metieron en un camión, que es como una celda grande. Me cachearon con bastante violencia: me dieron empujones, cabezazos contra el camión y tonfazos bien duros», detalla Parsons Bones.  

«En ese camión nos hacinaron a unas 60 personas que apenas podíamos respirar, y nos trasladaron a la prisión Ivano (municipio Cotorro) donde estuve tres días. Me tomaron los datos y la declaración. Cuando llegamos nos recibieron dos filas de oficiales y trabajadores que, cuando pasamos entre ellos, nos dieron golpes y patadas, mientras estábamos esposados, y luego nos desnudaron. En esos tres días nos dieron muchos golpes a todos. Vi cabezas rotas, dientes rotos, ojos hinchados», relata el opositor.

«A todo el que llegaba a Ivano lo recibían a golpes. A muchachos de 15 y 16 años los escuché gritar por las golpizas. Vi sangre en los baños, en el piso, en las paredes. Las historias que escuché en esos calabozos eran bien feas y también presencié algunas.  Al tercer día me trasladaron a Cien y Aldabó. Allí el trato fue diferente, no hubo maltrato físico ni verbal. Me volvieron a tomar otra declaración. Esta vez fue  el instructor de mi caso. Al cuarto día me trasladaron al Combinado del Este».

El trato que recibió en el Combinado del Este «tampoco fue violento», describe Parsons Bones. Sin embargo, cuenta que los policías se dirigían a los reclusos todo el tiempo como si hubiesen cometido delitos graves. 

«Yo estaba en el Edificio 3, en el primer piso que llaman ‘Depósito’, que lo habilitaron para todas las personas relacionadas con las manifestaciones y de ellos, muchos de La Güinera. Mi abogado propuso un cambio de medida cautelar a fianza de 2.000 pesos, que fue aceptado por la Fiscalía». 

«A mí no me comprobaron nada. Todos los que ellos están acusando formalmente son personas que salen en los videos o fotos tirando piedras o haciendo actos de agresión. Y supongo que también a quienes fueron delatados o que alguien haya declarado en su contra. Yo no estaba en ninguno de estos dos elementos y creo que eso influyó en que me cambiaran a la medida cautelar de salir bajo fianza a la espera del juicio», explica.

Aunque no se le comprobó nada, a Parsons Bones se le imputaron los mismos cargos que a la mayoría de las personas detenidas en La Güinera: atentado, desorden público; daños, lesiones; instigación a delinquir y sedición. Supone que, por su condición de opositor, las autoridades policiales no creen que su presencia en ese barrio haya sido fortuita.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Entradas recientes

Cubano arrestado en Hialeah por estrangular al perro de su vecino

El hombre aseguró haberlo hecho en defensa propia, pero grabaciones de seguridad de un condominio cercano lo desmintieron El hombre… Leer más

3 horas hace

Fallece niña en accidente de tránsito en Cuba

Foto de redes sociales Una niña cubana de apenas ocho años habría fallecido tras un lamentable accidente de tránsito ocurrido… Leer más

3 horas hace

Yotuel se deshace en elogios para Camila Cabello

El rapero y actor cubano, Yotuel Romero, ha dedicado muchos elogios a su colega, la joven intérprete musical Camila Cabello, después de… Leer más

3 horas hace

EEUU promete medidas para que el castrismo ‘rinda cuentas’

*Foto referencial El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, exigió al Gobierno de Cuba respetar los Derechos Humanos… Leer más

3 horas hace

MINREX: los cubanos que tienen prohibido entrar a la Isla son ‘un grupo ínfimo’

Ernesto Soberón dice que es una medida que aplica a individuos 'vinculados a los sectores más reaccionarios de la ultraderecha… Leer más

4 horas hace

EEUU exige en la ONU que La Habana respete el derecho de los cubanos a ‘manifestar sus aspiraciones’

'Es fundamental que la comunidad internacional alce la voz contra la represión y los arrestos masivos de los cubanos que… Leer más

4 horas hace