“No aspiro a una victoria total, pues si algo he aprendido en este proceso es que los brazos de las dictaduras son larguísimos y con manos sucias; pero si por alguna casualidad la justicia prevaleciera, espero que todas las personas que actuaron en mi contra paguen por su inconstitucionalidad”, refirió Pupo Casas

El joven cubano, doctor Alexander Pupo Casas, a través de su perfil en la red social Facebook anunció que está a la espera de que se apruebe su solicitud para retomar su especialidad en Neurocirugía.  Pupo Casas, muestra en la publicación constancia de los documentos entregados a la directora del Departamento Provincial de Salud de Las Tunas y la respuesta obtenida por parte de esta entidad.

“(…) Hace unos días, basándome en los derechos que ostento como estudiante de posgrado, entregué una solicitud de reubicación en la Dirección Provincial de Salud de Las Tunas. Al considerar que no he cometido ni delito, ni indisciplina laboral alguna, presenté una solicitud formal para que me dieran la posibilidad de continuar mi especialidad en paz”, relató el médico cubano, quien fue obligado a abandonar su puesto por presiones del régimen debido a sus ideales políticos y publicaciones en redes sociales.

El Dr. Pupo narró que, al día siguiente de haber presentado la solicitud de continuación de estudios, fue citado y una funcionaria le explicó que, “al causar baja del hospital, que dicho sea de paso es el único lugar donde podría realizar la especialidad, podía haber ocurrido que ya no tuvieran los fondos o el presupuesto para pagar mis servicios como médico”.

Así mismo, en su publicación, Pupo Casas señaló que no existe ningún inconveniente por parte de la Dirección de Salud, según la funcionaria, a que este se reincorpore y pudiera continuar sus estudios, aunque debía llegarse hasta la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia para comprobar que tampoco existan objeciones por parte de la Casa de Altos Estudios.

El resultado de la visita a la Universidad de Las Tunas, fue una reunión con la decana de la facultad de medicina, quien tampoco encontró impedimento para que Pupo Casas pudiera continuar su especialidad.

“Solo faltaba el hospital. Ese mismo día solicité una entrevista con el director, Dr. Henry, especialista en Neurocirugía. La reunión se llevó a cabo unos días después sobre las 10:00 a.m. En la misma sostuvimos una conversación amena durante más menos 1 hora, donde hablamos sobre lo acontecido en días anteriores y las causas que me llevaron a renunciar”, comentó el joven doctor, mientras alegó que el director de la institución medica estaba preocupado porque su postura política pudiera interferir en los pacientes y colegas de trabajo.

“Muy respetuosamente le expliqué que es un derecho de cada persona decidir con que médico desea atenderse y en quien desea depositar la confianza para que le salve la vida. También le expliqué que mis ideas no surgieron de la noche a la mañana, pero que nunca han interferido con la atención que le brindo a los enfermos… No me gusta discriminar a las personas, mas cuando estoy viviendo en carne propia la enajenación y la discriminación ideológica”, respondió.

El propio director del Hospital Provincial le aseguró que la decisión final recae en la Dirección Provincial de Salud, institución que Pupo Casas visitó ese mismo día y donde logró una reunión con  la directora del centro. “La entrevista no duró mucho, fueron solamente unos minutos  donde básicamente me explicó que para poder seguir trabajando en Las Tunas tenía que  renunciar a la especialidad e incorporarse al MGI en un consultorio, de lo contrario ella me daría la liberación para que me fuera hacia otra provincia que me aceptara para continuar mi especialidad”.

Para Pupo Casas, está siendo víctima de un chantaje y de un proceso burocrático desgastantepor lo que pidió copia por escrito de las palabras de la Directora Provincial de Salud, donde quede la evidencia escrita de la negativa de la institución a cumplir su derecho como médico y estudiante.

El joven médico, natural de la provincia de Holguín,  detalló  además, que interpuesto una  demanda por todo el proceso de descredito que vivió meses atrás y que lo llevaron a pedir la separación de la institución para la cual trabajaba. “Días después cuando fui a recoger dicho documento, durante mi ida a Las Tunas, fui llamado desde Fiscalía Nacional, por una demanda a mi nombre contra la Institución de Salud y contra la Dr. Lisset Ponce de León por todo lo que me habían hecho”, precisó.

“Ese mismo día me personé con la fiscal que atendería mi caso para hacer la petición formal. Allí estuvimos casi dos horas en una charla, donde le enseñé algunas de las pruebas que he recopilado sobre el acoso, las calumnias, las injurias, y todas las atrocidades que he vivido luego del 7 de septiembre, a manos de personajes de ultra izquierda y ejecutivos de la salud”, comentó Pupo Casas sobre el proceso formal y añadió que está a la espera de una respuesta sobre la demanda presentada a la Fiscalía Nacional de la República. “Solo me queda mes y medio para que se pierda mi derecho a incorporarme al trabajo y mantener mi especialidad, que obtuve legalmente, por méritos, no por regalías ni favoritismos. De esa respuesta depende mi futuro como trabajador y como estudiante”, concluyó.

“No aspiro a una victoria total, pues si algo he aprendido en este proceso es que los brazos de las dictaduras son larguísimos y con manos sucias, pero si por alguna casualidad la justicia prevaleciera, espero que todas las personas que actuaron en mi contra paguen por su inconstitucionalidad. Espero poder mirarles a la cara, solo para decirles que contra Dios y la justicia no hay quien pueda. Lo dije una vez hace mucho ya: ´Un país que no respeta su constitución no se respeta a sí mismo´” escribió Alexander Pupo Casas casi al finalizar su publicación y concluyó diciendo “LA REVOLUCIÓN SOMOS NOSOTROS”.

Tomado De ADNCUBA

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.