‘Al maltrato no le llames amor’: feministas cubanas sobre un reto surgido en redes a raíz del tuit de Lis Cuesta

‘Los mecanismos de control, sumisión y subyugación no son parte del amor ni de la pareja’, dice Yo Sí Te Creo Cuba.

Lis Cuesta de la mano con Díaz-Canel EFE

El tuit con el que Lis Cuesta arrasó en redes sociales al llamar «dictador» de su corazón a Miguel Díaz-Canel hizo surgir el reto «La dictadora de mi corazón», con el que muchos cubanos hacen suya la frase de Cuesta para mostrar amor por sus parejas, hijas o incluso mascotas, o burlarse de la declaración de amor de la esposa del gobernante. Sin embargo, la plataforma feminista Yo Sí Te Creo Cuba alerta sobre «el tipo de relación de pareja» que, en su opinión, promueve el reto.

«Esta plataforma observa con preocupación el reto en redes sociales ‘La dictadora de mi corazón‘, por el tipo de relación de pareja que promueve», se lee en una publicación de Facebook de Yo Sí Te Creo.

«Los mecanismos de control, sumisión y subyugación no son parte del amor ni de la pareja, son la base de la violencia que lacera este vínculo afectivo, sin distinción por los numerosos tipos de parejas», señala el texto.

«Como activistas feministas y operadoras de una línea de apoyo a personas afectadas por la violencia de género, apostamos a relaciones equitativas, de cooperación, ayuda, amor, afecto, entendimiento y comprensión», escribe Yo Sí Te Creo, que también lleva a cabo una labor de registro de los feminicidios ocurridos en Cuba y de los que el Estado no ofrece cifras oficiales.

«¡Qué nadie sea dictador(a) de nadie! ¡Al maltrato, no le llames amor!«, subrayan las feministas que, junto a la revista Alas Tensas, reportaron este jueves el octavo asesinato de una mujer en Cuba como resultado de la violencia machista durante el presente año y acusaron al Estado cubano de no actuar, proteger o crear «los mecanismos imprescindibles para mujeres en riesgo de feminicidio».

La plataforma lamenta que el origen de este reto haya sido el mensaje de la esposa de Díaz-Canel, Liz Cuesta, que calificaron de «penoso» y le reprocharon a la funcionaria del Ministerio de Cultura haber olvidado el carácter «servicio público» que consideran deberían tener sus comunicaciones.

«Lamentamos que este reto haya surgido a raíz de un penoso tuit de Lis Cuesta, donde se olvida su carácter de ‘servicio público'», expresa Yo Sí Te Creo.

«Conminamos a las personas con alcance en redes sociales a que revisen aquello que promueven, sobre todo si se trata de estereotipos y creencias que están en la base de problemas como la violencia de género», declara la plataforma.

En contraste, la prensa oficial cubana elogió la publicación de Lis Cuesta por su supuesto «componente lúdico» y su «estilo desenfadado».

La periodista oficialista Arleen Rodríguez Derivet celebró que «la cuenta, abierta hace menos de dos semanas» de Cuesta «escalara de manera exponencial», sin detenerse a pensar que ha sido al precio de las burlas que generó el mensaje.

«El que es lindo lo es! Y, además, por dentro y por fuera: el dictador de mi corazón«, escribió la esposa del gobernante cubano. En un inicio, varios usuarios sospecharon que el tweet había sido publicado desde una cuenta parodia, por lo inverosímil del texto en un país donde llamar dictador a Díaz-Canel, a Raúl Castro o cualquier figura de la cúpula castrista conduce a la cárcel por delito de «desacato».

«Esta debe ser la primera vez en 60 años que ustedes dicen algo que represente el pensamiento del pueblo cubano. Estamos todos de acuerdo, es el dictador tuyo y de 11 millones de cubanos más»; «la venganza es un plato que se sirve frío, ¡bien por ti Lis!», y «la machi no tiene filtro, hagámosla presidenta», fueron algunas de las reacciones que generó el «hit» de Cuesta.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%