‘Al Gobierno cubano no le sobran dólares, le sobra mucha maldad’

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Cuba
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Cubanos que compran dólares en el mercado negro para poder acceder a las tiendas en MLC, las únicas surtidas, se sienten directamente atacados por las últimas medidas del Gobierno.

Cubanos opinan en las calles de La Habana. DDC TV

Luego de que el Gobierno anunciara que a partir del próximo 21 de junio suspenderá los depósitos de moneda estadounidense en su sistema bancario, cubanos que compran dólares en el mercado informal de la Isla para poder acceder a las tiendas en Moneda Libremente Convertible (MLC), las únicas medianamente surtidas del país, se han sentido directamente atacados.

Yarelis Estrada Leyva, madre de dos menores de edad y vecina de Arroyo Naranjo, compraba dólares por la izquierda para poder adquirir alimentos y productos de primera necesidad en los establecimientos que operan exclusivamente en MLC.

«No tengo familiares en el extranjero, por tanto, me abrí una cuenta en MLC. Compraba los dólares que podía permitirme con mi salario, para poder comprar leche, quesos o carne de res para mis dos hijos», dijo Estrada Leyva, quien en los últimos tres meses apenas podía pagar entre 12 y 15 dólares, debido al aumento del precio de esa divisa en el mercado negro.

«Ahora, con esta nueva desgracia de que no se podrán depositar dólares al cash, tendría que comprar euros, que son muchísimo más caros, o resignarme a las interminables colas en los mercados en moneda nacional, donde no tienes garantías de alcanzar el producto que estén vendiendo cuando aparece», se quejó Estrada Leyva.

«Nadie que trabaje en este país se puede dar el lujo de hacer colas de hasta de tres días, a la espera de que surtan con un poco de pollo, o salchichas o picadillo» las tiendas en pesos cubanos. «Esta nueva medida (suspender los depósitos en dólares en los bancos) lo único que va a lograr es condenar al cubano a más escasez y a más angustia para poner un plato de comida en la mesa».

De principios de enero a mediados de junio, la cotización del dólar fluctuó en el mercado negro cubano desde 45 hasta más de 70 pesos. Durante el mismo período, el euro pasó de costar 55 pesos a 80.

Como millones de cubanos, la joven ingeniera agrónoma Dagmara López Portal no tiene una cuenta de MLC, pero varias de sus amistades sí, gracias al beneficio de recibir remesas de familiares radicados en el extranjero.

«Yo compraba los dólares en Revolico y se los daba a mis amistades, que me hacían el favor de comprarme algunas boberías en las tiendas MLC. Ellos depositaban esos dólares en sus cuentas», explicó López Portal, quien tiene a su cargo una hija de diez años de edad y a sus padres de edad avanzada.

«Ahora no podrán hacerme ese favor a causa de esta otra vuelta de rosca del Gobierno que, sin una razón creíble, no permitirá el depósito de dólares en efectivo. La otra opción es comprar euros, pero son muchísimo más caros que los dólares y yo soy una simple trabajadora del Estado, que no se puede permitir con su salario comprar toda la divisa necesaria para alimentar a su familia al menos dos semanas. Aunque sea una expresión manida y vieja, es imposible no decirla: nadie recuerda cuándo fue la última vez que una medida del Gobierno se estableció en beneficio del cubano de a pie, del obrero, del jubilado», fustigó López Portal.
 
Una nota del Banco Central de Cuba (BCC), divulgada en los medios de prensa estatales en la Isla, culpó de la medida a obstáculos que supuestamente impiden al régimen «depositar en bancos internacionales los billetes en dólares de EEUU recaudados en territorio nacional [y] encontrar instituciones bancarias o financieras internacionales dispuestas a recibir, convertir, tramitar o procesar el efectivo en moneda estadounidense«.

Aunque las autoridades insistieron en catalogar este nuevo timonazo de «temporal», las propias declaraciones de la ministra presidenta delBCC), Marta Wilson González —»los bancos cubanos han perdido sus contrapartes en bancos extranjeros para sus operaciones»—, resultaron poco creíbles para decenas de habaneros.

«El Gobierno lo que tiene es miedo al empoderamiento de los cubanos con dólares, y ahora se inventa el increíble cuento de que le sobra en sus arcas esta divisa», dijo Maikel Torres Campusano, graduado en Diseño Industrial, trabajador privado y vecino de Plaza.

«En su empeño de que ni un solo cubano logre empoderarse con la moneda fuerte, son capaces de sumergir un país entero en la miseria», añadió Torres Campusano, quien sostiene su negocio con insumos y productos de las tiendas MLC.

«Compro los dólares para poder comprar en esas tiendas en MLC porque ninguna de las que vende en moneda nacional está abastecida. Al no poder depositar dólares en efectivo en mi cuenta, solo me quedan dos opciones: comprar euros o cerrar el negocio que es mi único modo de sostener a mi familia. Al ser mucho más cara esta divisa, me veré obligado entonces a subir los precios de mis ofertas perjudicando el bolsillo obrero, y exponiéndome a que el Gobierno me llame oportunista y especulador», criticó Torres Campusano.

Otros habaneros, como Benjamín Borrego, coincidieron en que lo peor no sería una subida de los precios de los dólares en el mercado informal, sino el aumento de los precios de alimentos y productos básicos en el mercado negro, «teniendo en cuenta que las tiendas MLC son las únicas con variedad de ofertas y frecuencia regular de surtido».

«Si el euro queda como la única divisa que se podrá depositar en efectivo, todos los precios se van a disparar a más del doble. Esta medida no está respaldada con ningún anuncio de mejoría en las tiendas en moneda nacional, y el Gobierno sabe que el cubano está sobreviviendo con lo que se revende de las MLC. Por tanto, saben que es una medida que ahogará aún más a los cubanos todos, tengan o no cuenta en MLC, tengan o no parientes en el extranjero».

«Al Gobierno no le sobran dólares, le sobra mucha maldad», concluyó.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.