Agua permanente para el turismo, pero escasa para los cubanos

Mientras los cubanos tienen dificultades para acceder de manera corriente al agua, el Gobierno moderniza el abasto al sector del turismo.

Conductora de agua ERIC YANES PERIÓDICO INVASOR

El acceso al agua potable y corriente es cada día un servicio más escaso entre los cubanos. La constante falta de electricidad y el mal estado de la infraestructura hidráulica hace de ese básico servicio otra de las odiseas a que se enfrentan los cubanos en su vida diaria. 

La activista Yorsikelín Sánchez, quien vive en un caserío en las afueras de la ciudad de Sancti Spíritus, —aunque tiene un pozo para abastecerse en su vivienda—, comenta que en esa ciudad el líquido falta de manera constante por los cortes eléctricos y cuando llega »viene revuelta, revuelta, negra que aquello no hay dios que se la tome. Hay gente que la deja dos o tres días asentada; otros cogen y le echan cloro; otros, cogen unos paños de gasa y la cuelan porque viene con tierra» dijo a RadioTVMartí.

En la ciudad de Camaguey, la cubana Mailet Padilla Paneca se quejó en su perfil de Facebook de no tener servicio de agua en su casa desde hace más de cuatro días.

En los comentarios criticó que »(la empresa) Acueducto en sus redes sociales no brindan información útil ninguna. Si hay una rotura, una situación puntual, si hay planificación para el abasto de agua por zonas… entérate ¡como puedas!! Y al Puesto de Mando ¡ni llames!! Ahí nunca tienen respuesta…solo te dicen que ‘pasarán tu queja’ a Despacho. Pero lo peor no es que no tengan respuesta, sino que tampoco tienen solución», apuntó.  

En Pinar del Río, donde aún el servicio eléctrico no llega al 80% de los residentes después del paso del huracán Ian, en municipios como San Juan y Martínez y Minas de Matahambre los ciclos de abasto son bastante espaciados y una buena parte de sus residentes recibe el agua por pipas. 

»Tenemos casos donde todavía no hay electricidad y entre los vecinos nos reunimos y pagamos una pipa de agua, porque hay pipas de agua, pero, según ellos (el Gobierno local) es para casos sociales, casos críticos, personas ‘encamadas’. Las personas las pagan y los piperos revenden las pipas de agua», comentó a RadioTVMartí el activista de San Juan y Martínez Leodán Suárez. 

Esta situación contrasta con la gran inversión que desarrolla el gobierno en modernizar el abasto de agua al turismo, especialmente en los balnearios donde más hoteles existen. 

Un reporte del periódico estatal Invasor de Ciego de Ávila refiere que el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos tiene como objetivo principal terminar este año 12,5 km de tuberías de los 27 km en total proyectados desde Turiguanó hasta el balneario de Cayo Coco, uno de los cayos del polo turístico Jardines del Rey

Para la obra se han presupuestado 188 millones de pesos, y se piensa sustituir completamente la fibra de vidrio por polietileno de alta densidad de un mayor diámetro, lo cual aumentaría la capacidad de bombeo a 350 litros por segundo. La obra debe terminarse en su totalidad en 2023 y tiene como finalidad suministrar agua al doble de las 10.000 habitaciones hoteleras hoy en explotación. 

Ese empeño en invertir para el turismo contrasta con la situación de muchos habaneros que en más de una ocasión han cerrado calles a modo de protesta ante la falta de suministro de agua en días y hasta semanas

La Habana tuvo a inicios de año más de 150.000 personas afectados por la sequía, quienes se vieron obligados a recibir el agua por la vía de carros cisterna, expresó a principios de septiembre Rosaura Socarrás Ordaz, subdirectora de operaciones de la empresa estatal Aguas de La Habana

A fines de agosto, una cubana consiguió que la empresa estatal Aguas de La Habana enviara trabajadores a reparar una tubería rota desde hacía dos meses, tras varios días de denuncias y de derroche de agua.

En mayo pasado, el presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH), Antonio Rodríguez Rodríguez, dijo en un programa Mesa Redonda que los cubanos debían prepararse para una menor disponibilidad de agua, debido a «la disminución de la lluvia, con estimados alrededor de menos del 10% para el 2050 y menos del 20% para el 2100».

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%