Afganistán: los talibanes ejecutan y cuelgan de grúas a cuatro presuntos «secuestradores»

La gente mira un cadáver colgado por los talibanes desde una grúa en la plaza principal de la ciudad de Herat, en el oeste de Afganistán, el sábado 25 de septiembre de 2021. AP

Los cadáveres de cuatro supuestos secuestradores de un hombre y su hijo fueron expuestos al público, en distintos puntos de la ciudad afgana de Herat. De acuerdo al movimiento, la morbosa exhibición se llevó a cabo «para alertar a todos los delincuentes». Sin embargo, este primer gran castigo evoca también los peores tiempos de su poder en los 90, cuando protagonizaban ejecuciones y mutilaciones en estadios.

Este sábado, un residente de Herat, Mohammad Nazir, contó que se encontraba comprando comida cerca de la plaza central de la ciudad, cuando escuchó por megafonía un anuncio para la población.

«Cuando me acerqué, vi que habían traído un cuerpo en una camioneta –detalló a la agencia de noticias Reuters–. Luego lo colgaron en una grúa».

Las imágenes del cadáver ensangrentado, balanceándose de la grúa con un cartel en el pecho en el que se leía ‘Quien lleve a cabo un secuestro correrá la misma suerte’, fueron ampliamente compartidas en las redes sociales.

Los talibanes no solo llevaron este cadáver hasta Herat, sino tres más, ejecutados por «secuestradores». Los otros cuerpos, sin embargo, fueron expuestos al público en diferentes zonas de la urbe afgana, según Wazir Ahmad, propietario de una farmacia cercana.

Un castigo extremo destinado a servir de ejemplo

Sher Ahmad Ammar, vicegobernador de Herat, explicó que las fuerzas de seguridad fueron informadas acerca del secuestro de un empresario y su hijo, en la mañana de este sábado 25 de septiembre.

La policía decidió entonces cerrar las carreteras de salida de la ciudad. Los talibanes lograron detener así a los hombres en un puesto de control, en el que «se produjo un intercambio de disparos».

«Después de unos minutos de lucha, uno de nuestros muyahidines (talibanes) resultó herido y los cuatro secuestradores murieron», declaró el oficial en un vídeo enviado a la agencia francesa AFP.

«Somos el Emirato Islámico. Nadie debe dañar a nuestra nación. Nadie debe secuestrar», sentenció en su alocución.

Un acto que deja poco margen a los derechos

Desde que el grupo fundamentalista se tomó la capital afgana, Kabul, y se hizo con el control total del país el pasado 15 de agosto, el mundo ha estado pendiente de la creación del Gobierno talibán, con temor de ver la misma represión y violencia de la década de los 90.

TOMADO DE FRANCE24

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.