Fue detenido el 21 de septiembre y para exigir su libertad se mantiene sin alimento a pesar de su avanzada edad

Activista de la Unpacu Pablo Moya en huelga de hambre.

El opositor Pablo Moya Delá cumplió este sábado cinco días de permanecer en huelga de hambre en un centro de detención de La Habana.

Moya de 65 años, fue arrestado la mañana del pasado 21 de septiembre en La Virgen del Camino, San Miguel del Padrón, tras protagonizar una protesta pacífica.

El activista miembro de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) protestaba precisamente contra la represión, la imposición de multas arbitrarias y para exigir también el abastecimiento de productos de primera necesidad.

Sin embargo, agentes del Ministerio del Interior (Minint) lo abordaron y lo trasladaron hacia la Unidad Policial No.11, ubicada en San Miguel del Padrón.

Desde entonces Moya permanece sin comer, como reclamo para exigir su liberación inmediata, según reportó CubaNet, que contactó a Zaqueo Báez, miembro de la dirección nacional de la Unpacu y promotor de Cuba Decide.

“Pablo es un valiente miembro de Unpacu y promotor de Cuba Decide que decidió salir a manifestarse y fue detenido solo por ese motivo. Cada vez que lo apresan lo deportan hacia Santiago de Cuba en calidad de ilegal y ahora se han demorado porque el tema del coronavirus”, explicó Báez.

Báez opina que quizá las medidas de prevención del coronavirus impuestas en La Habana desde el 1 de septiembre que limitan el transporte entre 7:00 pm y 5:00 am, impidan la pronta liberación del activista.

“Las deportaciones, esposados y con una duración de más de 15 horas en un ómnibus se hacen todos los viernes, pero seguramente lo mantendrán en calabozos hasta que se levanten las medidas. El problema es que está en huelga un señor enfermo y de avanzada edad y su vida corre peligro”, explicó.

Indicó que Moya radica en La Habana con su esposa aunque es de Santiago de Cuba, sede de la Unacu y donde este viernes fueron detenidos dos integrantes de la organización.

La huelga de hambre es uno de los recursos más socorridos por los activistas opositores cubanos, que exigen de este modo el respeto a sus derechos y en ocasiones su liberación tras detenciones arbitrarias.

No obstante, pueden pasar semanas y hasta meses antes de que el gobierno realice alguna acción a su favor, algo que en el caso de Moya debido a su edad y estado de salud, podría ser demasiado.

Tomado De Periodicocubano

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.