“La Hora de Cuba” denunció el hostigamiento contra los católicos cubanos firmantes de una carta que reclama la ayuda humanitaria enviada desde Miami a la Isla.

Ayuda humanitaria acopiada en Miami y retenida en Cuba 

LA HABANA, Cuba. – El periodista independiente Henry Constantín denunció este lunes la oleada de interrogatorios contra 70 católicos firmantes de una carta dirigida al cardenal Juan de la Caridad García y a la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, en la que se solicita a los líderes religiosos un pronunciamiento público con respecto a la ayuda humanitaria enviada desde Miami a la Isla y retenida por las autoridades cubanas.

A través de la página en Facebook de La Hora de Cuba, Constantín reportó cuatro interrogatorios en Camagüey y varias “citaciones para las oficinas del Ministerio del Interior” en Pinar del Río y La Habana. Según la publicación dirigida por el periodista independiente, el 60% de los firmantes de la carta son jóvenes residentes en las diócesis de La Habana, Camagüey y Santa Clara. No obstante, entre quienes suscribieron la misiva también aparecen nombres como los del poeta Rafael Almanza, el exprisionero político Ivan Hernández Carrillo, la Dama de Blanco Asunción Carrillo, y el académico Jorge Ignacio Guillén. 

“Solicitamos a la iglesia católica, de la que somos parte, que se pronuncie acerca de este tema”, piden los firmantes de la carta. Además, señalan que “al menos 15 000 familias se beneficiarían” de la ayuda enviada desde Miami a “pequeñas iglesias de denominación cristiana, que tienen sus papeles como receptoras en regla”, y que serían las encargadas de la entrega en Cuba.

Los firmantes de la carta también han asegurado que esperaron un tiempo prudencial para dar a conocer el contenido de la demanda, como parte de los protocolos de comunicación con la Iglesia Católica. Sin embargo, hasta ahora las respuestas solo han llegado en forma de represión y acoso.

Aunque se desconoce la situación de la mayoría de los firmantes de la misiva, la profesora y activista Omara Ruiz Urquiola, quien suscribió la demanda como feligresa de la parroquia Jesús de Miramar, ha denunciado un aumento de la vigilancia policial alrededor de su vivienda. 

Por su parte, Neife Rigau, de la parroquia El Salvador del Mundo, de Marianao, compartió la nota de Constantín acompañada del versículo de San Mateo 5:10 “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.

El esfuerzo de Cuba Decide y parte del exilio para recopilar la ayuda humanitaria y aliviar la crisis económica que enfrenta la Isla ha provocado numerosas controversias, mientras las familias que centraron sus esperanzas en la ayuda siguen tratando de sobrevivir al hambre y el desabastecimiento. 

Tomado De CUBANET

Por

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.