230 dólares, la multa que tendrían que pagar cientos de migrantes cubanos detenidos en Honduras

El obispo del municipio donde fueron capturados, fronterizo con Nicaragua, califica la suma como ‘un atropello’.

Uno de los vehículos donde viajaban los migrantes cubanos. LA PRENSA

Las autoridades hondureñas detuvieron el martes a 241 migrantes procedentes de Cuba, así como nueve presuntos traficantes de personas que los acompañaban, informó la Policía Nacional. Para proseguir rumbo estos podrían tener que pagar más de 200 dólares de multa.

Los presuntos traficantes, conocidos también como «coyotes», fueron detenidos en el municipio de Danlí, departamento de El Paraíso, fronterizo con Nicaragua, por «transportar ilegalmente» a 116 migrantes cubanos, indicó la Policía hondureña en un comunicado citado por EFE.

Los cubanos eran trasladados en dos autobuses conducidos por los «coyotes», todos con domicilio en Danlí, añadió la institución.

Otro grupo de 125 migrantes cubanos fue detenido también en Danlí cuando viajaban en dos camiones conducidos por otros tres presuntos traficantes de personas.

En las dos operaciones participaron elementos de la Unidad Transnacional de Investigación Criminal, de la Dirección Policial de Investigaciones, la Dirección Nacional de Servicios Policiales Fronterizos y el Grupo de Operaciones Especiales Tácticas.

Los nueve «coyotes», todos hondureños, quedaron a disposición del Ministerio Público, quien determinará su situación jurídica por la probable «comisión del delito flagrante de tráfico ilícito de personas», señaló la Policía local.

Por su parte, los cubanos fueron puestos bajo resguardo del Instituto Nacional de Migración (INM), cuyas autoridades coordinarán su retorno a la Isla o les permitirán cruzar el territorio luego de pagar una multa de más de 200 dólares por haber ingresado de manera irregular al país.

Decenas de extranjeros, en su mayoría cubanos y haitianos, están varados en Danlí mientras esperan regularizar su situación en el país o encontrar alguna vía clandestina para transitar por el territorio hondureño y llegar a la frontera con Guatemala.

El obispo de Danlí, José Antonio Pio, afirmó que los migrantes extranjeros que llegan a ese municipio sufren «múltiples atropellos», como el cobro «impositivo» de una multa por parte de las autoridades hondureñas.

«Estamos hablando de 230 dólares (…) si a cualquier hondureño residente aquí le llegará una multa de 5.000 lempiras (unos 230 dólares) con la precariedad económica que tenemos aquí, le caería como un balde de agua fría, imaginemos lo que significa esto para un migrante», subrayó el religioso, en declaraciones a EFE.

El obispo pidió a las autoridades de Honduras «ser humanitarias y respetar los derechos que tienen los migrantes que transitan el territorio hondureño, particularmente el municipio de Danlí», territorio por donde cruzan cientos de cubanos.

La primera semana de marzo falleció en una clínica local la cubana Ariday Gámez Maya, de 45 años, quien ingresó de emergencia al Seguro Social de la colonia Los Gualiquemes, según reportó el medio local La Tribuna.

Según la información, la mujer tenía dificultades para respirar al momento de hacer su ingreso al recinto hospitalario y tras unos minutos sufrió un infarto que le causó la muerte. El cuerpo fue trasladado a Medicina Forense de Tegucigalpa, capital de Honduras, para su autopsia médico legal.

En las últimas décadas Honduras se ha convertido en un área de tránsito de migrantes, especialmente cubanos y africanos, que atraviesan los países de Centroamérica con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

TOMADO DE DIARIODECUBA

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%%footer%%