2 adolescentes de EE.UU., acusados del asesinato de una profesora de español que supuestamente planificaron en las redes sociales

Anuncios

El cuerpo de Nohema Graber, de 66 años, fue hallado este martes en un parque en el sureste del estado de Iowa.

Fairfield Police Department / AP

Dos estudiantes estadounidenses de 16 años fueron detenidos en relación con la muerte de una profesora de español del estado de Iowa, informaron las autoridades locales. Nohema Graber, maestra de la escuela secundaria de la ciudad de Fairfield, fue reportada como desaparecida este martes y sus restos se hallaron el mismo día en un parque de la localidad.

El Departamento del Sheriff del Condado de Jefferson detalló que Willard Noble Chaiden Miller y Jeremy Everett Goodale, alumnos del mismo colegio, fueron acusados como adultos de homicidio en primer grado y de conspiración para cometer un homicidio en primer grado, recoge AP.

De acuerdo con los documentos judiciales presentados este jueves ante el tribunal, la mujer, de 66 años, sufrió un «traumatismo craneal infligido«. Su cuerpo estaba oculto bajo una lona, una carretilla y unas traviesas de ferrocarril en el parque, donde paseaba con frecuencia.

La Policía informó que recibió un aviso de que Goodale había publicado en las redes sociales datos sobre el asesinato. «Los detalles incluían […] el motivo para matar a Graber, la planificación y ejecución de los medios para matar a Graber, así como los intentos deliberados de ocultar el crimen», rezan los documentos, citados por New York Post.

Se agrega que «comunicaciones en las redes sociales indican que Miller también estaba involucrado» en el crimen. Según la declaración jurada, al ser interrogado, el joven «admitió» haber estado en el parque «mientras se producía el asesinato, haber proporcionado los materiales utilizados para cometerlo y haber colaborado en las acciones llevadas a cabo para ocultar el asesinato».

Las autoridades señalaron que un registro en las casas de los sospechosos permitió descubrir prendas de vestir que parecían tener sangre.

Por su parte, el fiscal del condado de Jefferson, Chauncey Moulding, declaró a Des Moines Register que no había ninguna prueba que sugiriera que el asesinato estaba motivado por la raza, pero prometió que su oficina «seguiría absolutamente las pruebas». «Este caso no está, de ninguna manera, cerrado», dijo.

TOMADO DE ACTUALIDAD.RT

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.